A los zombis les gustan las drogas

By Federico Tessore on diciembre 12, 2014 in Blog

dinero-empresas-dolares-negocios-rentables1

A los zombis les gusta vivir bien y no les gustan las restricciones que nuestro mundo nos impone. Por ello, las pasan por alto y viven como creen que ellos se merecen, donde la emisión y el déficit son sus drogas preferidas. ¿Podrán vivir de este sueño para siempre?

Reportando desde Buenos Aires, Argentina

Algunas semanas atrás en la nota que llamamos La invasión de los zombis, explicábamos que entendíamos por zombis. En aquella nota decíamos lo siguiente:

“¿Qué son los zombis? No están muertos ni vivos, desde un punto de vista económico son personas que viven a expensas de otras. ¿Usted es un zombi? Hágase una pregunta muy simple, en ausencia del gobierno, ¿las personas voluntariamente le pagarían para hacer lo que usted hace? Si la respuesta es negativa, usted seguramente sea un zombi”.

“A medida que las sociedades son más complejas, los zombis se reproducen. En el pasado las sociedades eran muy simples, todos tenían que trabajar en algo productivo para sobrevivir y no existían zombis. Pero a medida que las sociedades se volvieron más complejas, el gobierno con su uso exclusivo de la fuerza empezó a tener cada vez más poder para sacarles dinero a las personas productivas, a aquellas que producen algo real, y dárselo a las personas que no hacen nada. A los muertos en vida, a los zombis”.

Los zombis son cada vez más en cada uno de nuestros países. Los políticos son sus principales aliados y los ayudan a ser cada vez mas protagonistas. Pero los zombis no sólo se las arreglan para vivir muy bien con dinero que ellos no generan. Tienen otra habilidad. Viven aún mejor consumiendo las drogas predilectas del mundo zombi: la emisión monetaria y el déficit fiscal.

La impresión del dinero sin respaldo es la droga preferida de los zombis. En este momento, la mayor parte de los gobiernos del mundo están imprimiendo dinero casi sin límite. Algunas semanas atrás le comentábamos como un grupo de suizos estaba intentando frenar esta locura con un referedum que exigía a su Banco Central respaldar su moneda, el franco suizo, con más oro que el actual. En la nota llamada “Una votación que puede disparar el precio del oro” le explicábamos los detalles de esta iniciativa.

Lamentablemente algunos días atrás la mayoría de los suizos votaron en contra de este proyecto. La mayoría de los suizos eligió seguir teniendo su moneda atada al euro y no al oro. Eligió tener una moneda cada vez más débil y no una cada vez más fuerte. Los suizos comunicaron mediante su voto que se sienten bien tomando la “droga” de la emisión de dinero constante. Ellos piensan que tomando esta droga podrán tener prosperidad eterna.

E indirectamente los suizos también apoyaron masivamente, en un 78% para ser más exactos, seguir manejando su economía con déficit fiscal. Si bien no votaron esto directamente, sí apoyaron la emisión monetaria ilimitada, y esto siempre viene de la mano del déficit presupuestario del gobierno.

Todo comienza cuando el gobierno necesita tener cada vez más dinero para gastar, entonces gasta más de lo que recauda en impuestos. Primero trata de aumentar los impuestos, pero cuando esto no es suficiente no puede ocurrir, elige financiar este déficit con deuda y emisión monetaria.

¿Qué buscan los políticos con la emisión monetaria y el déficit? Bueno, principalmente buscan estimular la economía y el consumo. Intentan que las personas tengan más dinero en sus bolsillos y de esta forma puedan consumir más, estar más contentos y, en último caso, crear las condiciones para que los sigan votando.

El problema es que esto se logra en forma artificial, por eso las llamo las “drogas” de los zombis, porque los efectos son temporales y, mucho mas importante, son medidas muy negativas a mediano y largo plazo. Usted se puede drogar todas las noches y generar la sensación que es un hombre feliz y ganador…, ¿pero cuánto tiempo va a aguantar su cuerpo este ritmo? ¿No mucho, cierto?

Gobernar un país basado en el déficit y la emisión monetaria es similar a una persona que se droga todas las noches. Esta persona puede “ser feliz” algunas noches, pero tarde o temprano, esta aventura termina mal. Su cuerpo le pasará la factura.

Pero hay un problema de fondo que explica todos estos excesos. Los zombis creen que las economías de sus gobiernos no tienen las mismas restricciones que tienen nuestras economías personales. Nosotros como personas nos enfrentamos a la restricción básica económica que implica tener recursos limitados para afrontar necesidades y deseos ilimitados. Por eso nos tenemos que romper la cabeza para usar nuestros recursos limitados de la forma mas eficiente posible.

Ahora, los zombis piensan que los gobiernos no tienen esas restricciones. Y por eso el gasto de sus gobiernos no tiene límite. Ahora, le pregunto, ¿de que están compuestos los gobiernos, los países? ¿No son ni más ni menos que agrupaciones de personas unidas por una determinada zona geográfica? Si esto es así, ¿por qué los países no tienen nuestras mismas restricciones?

Inentendible…, pero real. Lo único claro es que tarde o temprano los países y sus ciudadanos pagarán las consecuencias de tomar drogas económicas en forma diaria. Es cierto, la mayoría de los ciudadanos parecen estar convencidos que los efectos de estas drogas son permanentes y no tienen peligros, de hecho el 78% de los suizos votó en esa línea. Pero no se deje confundir por los políticos: las drogas siempre, nos guste o no, nos pasarán su cuenta. Y esa cuenta no será fácil de pagar.

Salir de las tentaciones de las drogas económicas que mantienen a flote a los zombis parece ser el mejor camino para asegurar nuestro presente y futuro financiero. Puede ser un camino más duro, es cierto, pero también más sustentable y seguro. Ellos ríen ahora, nosotros reiremos mañana…

Le deseo una excelente semana de inversiones,

Federico Tessore,

Para Inversor Global Chile.

Comentarios
Avatar Image

Federico Tessore

Federico nació en Buenos Aires, Argentina el 25 de septiembre de 1975. Desde chico estuvo relacionado con el mundo de los negocios gracias a la influencia de su inquieto y emprendedor padre.