Tesla: ¿Revolución o burbuja?

By 4padmin on septiembre 30, 2020 in Emprendimientos y Negocios

En esta nota quiero hablarles de Tesla, la compañía de autos eléctricos que fundó Elon Musk.

Seguro todos ustedes lo conocerán ya, pero brevemente recordarles que Elon Musk es un emprendedor de origen sudafricano que con 17 años abandonó su hogar con un sueño: inventar nuevas tecnologías que cambiaran nuestras vidas.

Tras vivir en Canadá unos años, Musk finalmente se asentó en Silicon Valley donde con 24 años fundó su primera empresa: Zip2.

Cuatro años después Elon recibió 22 millones de dólares con la venta de esta empresa, que utilizó para fundar su siguiente empresa: X.com, que posteriormente sería renombrada PayPal.

PayPal fue la compañía de pagos por internet más utilizada hasta que fue adquirida por eBay en el año 2002 por 1.500 millones de dólares, de los cuales 170 millones fueron para Musk.

Aunque también conoció algunos fracasos, la carrera emprendedora de Musk fue tremendamente exitosa y esto le convirtió en un millonario con apenas 30 años.

Pero para Musk ganar una fortuna no era suficiente. Su objetivo desde chico era hacer historia cambiando nuestras vidas gracias a la tecnología, y su gran oportunidad llegó en el año 2003 cuando fundó Tesla junto a JB Straubel y Martin Eberhard.

Durante los primeros años de la compañía Elon Musk fue su principal inversor, abonando 74 millones de los 145 millones que la compañía necesitó inicialmente para comenzar sus operaciones. Esto le otorgó una posición dominante en el capital y en la dirección de la compañía.

Los comienzos de Tesla fueron difíciles, y es que antes de que la empresa pudiera generar sus primeros ingresos la cantidad de dinero que sus operaciones consumió excedió las expectativas iniciales, lo que puso a la compañía al borde de la quiebra en varias ocasiones.

En enero de 2008 la compañía fue salvada por el Gobierno de los Estados Unidos, que concedió a la empresa una subvención de 43 millones de dólares para que la compañía pudiera finalizar el desarrollo del Tesla Roadster, su primer modelo, que fue lanzado al mercado el mes siguiente.

En esta imagen podés ver el primer modelo que lanzó Tesla al mercado, un deportivo de dos plazas 100% eléctrico.

Al Tesla Roadster le siguieron otros modelos, como el Model S, el Model X y el más vendido de todos, el Model 3, con más de medio millón de unidades vendidas hasta la fecha.

 

2020: el punto de inflexión

Las ventas de Tesla no dejaron de crecer durante los años siguientes, pero fue a partir de la segunda mitad de 2018 cuando se dispararon con el lanzamiento de la última versión del Model 3.

Como podés ver en este gráfico las ventas trimestrales de Tesla se dispararon de 40 mil unidades en el segundo trimestre del año 2018 a 85 mil en el trimestre siguiente, más del doble de unidades vendidas.

El mayor número de unidades vendidas provocó que la facturación de Tesla pasara en menos de una década de apenas 117 millones de dólares a 24.578 millones el año pasado.

Sin embargo, desde su fundación Tesla fue una empresa que generó pérdidas debido a los enormes costos de innovación y desarrollo que tuvo la compañía.

Como podés ver en este gráfico, desde su fundación hasta el año pasado Tesla registró pérdidas todos los años, siendo estas pérdidas de 862 millones de dólares en 2019.

Pero las cosas podrían haber cambiado para la empresa en 2020… Y es que en los 6 primeros meses del año Tesla generó unos ingresos de 12 mil millones de dólares y unas ganancias netas de 120 millones.

Tesla consiguió pasar del rojo al verde gracias a la incorporación de prestaciones más avanzadas, como el modo de autoconducción que hace que sus vehículos se manejen solos en determinadas circunstancias o unas baterías que duran más que la competencia.

Tesla consiguió diferenciarse de la creciente competencia que está surgiendo en el rubro de los autos eléctricos gracias a su tecnología superior, lo que le permitió incrementar el precio promedio de los nuevos vehículos que vende y así entrar en ganancias por primera vez en su historia.

Otro aspecto que favorece las cuentas de Tesla es su canal de venta directa a través de Internet. Al contrario que el resto de marcas de autos que dependen de concesionarios para vender sus autos, y que se llevan una parte de los márgenes en cada venta, Tesla evita estos intermediarios vendiendo directamente a los clientes a través de internet, lo que maximiza los márgenes que obtiene con cada venta.

Además, gracias al reconocimiento de su marca Tesla no necesita invertir cientos de millones cada año en publicidad como sí hacen el resto de fabricantes de autos.

Elon Musk construyó un modelo de negocio que combina una tecnología superior con una estructura de costos más eficiente en el largo plazo.

 

La mayor competencia amenaza a Tesla

Aunque el desempeño de Tesla fue sensacional en los últimos años, con ventas crecientes y el paso de pérdidas a ganancias en 2020, esto podría estar amenazado por una mayor competencia en el rubro de los autos eléctricos.

Actualmente la posición de Tesla en el nicho de autos eléctricos de gama alta parece sólida, ya que otros modelos eléctricos como el Renault Zoe o el Nissan Leaf se sitúan en una gama más baja del mercado.

Pero su competencia empezó a moverse, y es que algunos fabricantes como Audi lanzaron al mercado modelos eléctricos de gama alta que aumentaron sus ventas en los últimos años.

Destaca por ejemplo el Audi e-tron Quattro, que duplicó sus ventas entre la primera mitad de 2019 y la primera mitad de 2020.

Durante estos años Tesla gozó de la ventaja que supone ser el primer jugador en el mercado, pero esta ventaja podría diluirse si otros fabricantes consiguen replicar su tecnología y reclamar parte de la cuota de mercado.

 

Tesla celebra su liderazgo en la bolsa

La buena marcha del negocio de Tesla se materializó en una espectacular suba de sus acciones en la bolsa.

En los últimos 12 meses el valor de la compañía en bolsa se multiplicó por 10, con lo que Tesla alcanzó una capitalización bursátil de 460 mil millones de dólares, lo que la convierte en una de las compañías más valiosas del planeta.

El impacto de la crisis en los fabricantes de autos tradicionales y la gran suba que tuvo Tesla en la bolsa hizo que la compañía fundada por Elon Musk alcanzara un valor superior al valor combinado de General Motors, Ford, Volkswagen, BMW, Daimler, Fiat-Chrysler, Renault, Nissan y Honda.

Toyota, que hasta hace apenas unos meses era el mayor fabricante de automóviles del mundo, en la actualidad tiene un valor bursátil de menos de la mitad que Tesla… ¡Y eso que en 2019 Toyota consiguió 100 veces más ventas que Tesla!

En términos de precio por beneficio (un ratio que en el mundo de las finanzas es conocido como PER) Tesla se sitúa en 1000 veces precio/beneficio, cuando lo habitual en el rubro de la automoción es estar alrededor de 10 veces.

Esto hizo que muchos se cuestionen si estas valuaciones están justificadas o si por el contrario estamos ante una burbuja.

Muchos inversores pensaron que la valuación de Tesla es en realidad una burbuja, y vendieron en corto millones de acciones de la compañía. Entre ellos inversores muy prestigiosos como David Einhorn o Jim Chanos, que declararon que la compañía además de estar sobrevaluada es financieramente inviable.

Estos inversores vendieron en corto miles de acciones, pero Tesla continuó subiendo en bolsa lo que les provocó enormes pérdidas…

Según reportó el Business Insider los bajistas en Tesla perdieron este año un total de 25 mil millones de dólares, lo que forzó a muchos de ellos a deshacer sus posiciones precipitadamente.

Esto provocó a su vez mayores subas, ya que para deshacer una posición bajista es necesario comprar acciones de la compañía, alimentando un rally bursátil ya de por si muy acelerado.

En este gráfico podés ver cómo el número de acciones de Tesla vendidas en corto descendió continuamente a lo largo de este año, alimentando en parte las subas en bolsa de la compañía.

La pregunta que nos hacemos todos es: ¿la suba que registró Tesla está justificada por el potencial de su negocio o por el contrario los operadores del mercado perdieron la cabeza y estamos ante una nueva burbuja?

Mi opinión personal es que si bien la valuación de Tesla es excesivamente alta, esto no quiere decir que sea una buena idea intentar ganar dinero apostando a la baja de la compañía.

Al contrario que la compra de acciones, la operativa en corto tiene un gran inconveniente y es que las pérdidas potenciales son ilimitadas, ya que una acción puede subir sin límite como le sucedió a Tesla durante el último año.

Miles de inversores en todo el mundo perdieron una parte importante de sus patrimonios apostando a la baja de Tesla solo porque pensaron que estamos ante una burbuja.

Y quizás tuvieran razón, pero recordá el famoso dicho bursátil que dice que “los mercados pueden permanecer mucho más tiempo irracionales de lo que vos podés permanecer solvente”.

Si bien no me parece recomendable apostar a la baja de Tesla, a este nivel tampoco me parece recomendable comprar acciones con la expectativa de que seguirán subiendo más adelante.

Nadie sabe lo que sucederá en el futuro, quizás las acciones de Tesla podrían irse hasta la Luna, pero con estas valuaciones el riesgo de caída es demasiado grande.

Creo que Tesla es una gran compañía con una tecnología revolucionaria que la diferencia de la competencia, y que los autos eléctricos llegaron para quedarse. Pero yo esperaría a una corrección del mercado para comprar acciones de la compañía ya que las actuales valuaciones me parecen excesivamente altas.

Espero que hayas disfrutado de esta nota y si te gustó no olvides compartirla.