¿En que invertir en 2021? – Parte II

By 4padmin on diciembre 30, 2020 in Uncategorized

¿En que invertir en 2021?

Para contestar esa pregunta sobre donde invertir en el mundo en el año 2021 te quiero mostrar dos gráficos que me parecen uy importantes y de ahí sacar algunas conclusiones.

El primer cuadro te muestra el balance de la Reserva Federal de Estados Unidos, que es el Banco Central de Estados Unidos que está encargado de emitir dólares.

Como ves, en el año 2008/2009 fue el primer salto en el balance de activos de la FED. Esto implica que fue la primera vez que la FED decidió  emitir mas de un trillón de dólares para salir de la crisis de fin del año 2008 e inicios del año 2009 cuando el sistema bancario de Estados Unidos casi quiebra.

Estados Unidos decidió salir de esa crisis emitiendo muchos dólares sin respaldo. Y esa estrategia se mantuvo sin cambios desde entonces.

Pero como ves en el cuadro, esta tendencia exploto a inicios de este año,  en 2020 como consecuencia de la crisis del Coronavirus.

La Fed decidió tirar sobre la economía más de 6 trillones de dólares. Es decir, emitió nuevos dólares en una proporción que fue casi seis veces más que en la crisis de 2008.

Y esto esta pasando en todos los grandes Bancos Centrales del mundo, el de la zona del Euro, el de China, el de Japón, todos están emitiendo sus respectivas  monedas sin pausa y en forma explosiva.

Repito, están haciendo lo mismo que llevo a la ruina a la Argentina. Incurrir en déficit fiscales enormes y financiar esas pérdidas emitiendo dinero sin respaldo.

¿Qué esta provocando esto?

No esta provocando una inflación descontrolada como en la Argentina, ya que la demanda de estas monedas sigue firma, a diferencia de lo que pasa en la Argentina. Pero este incremento en la oferta de dinero si esta provocando algo que se llama como Reflación.

¿Qué es la reflación?

La reflación implica una inflación en los precios de los activos financieros.

Es decir, los precios de los activos  financieros aumentan de una forma exponencial si los comparamos con el resto de los precios de la economía y este cuadro explica este fenómeno muy bien:

Este cuadro mide el precio de los activos reales, medidos por los commodities y las propiedades inmobiliarias por un lado, y por otro lado, los precios de los activos financieros compuestos por las acciones de compañías norteamericanas grandes y los bonos del tesoro norteamericano a largo plazo.

Como ves en el gráfico, este ratio está en mínimos históricos. Esto implica que nunca los activos financieros valieron tanto en términos de activos reales.

Estamos en máximo histórico de esta relación.

La evidencia de lo que muestra este cuadro se vio muy claramente durante el año 2020, con los precios de las acciones tecnológicas subiendo por las nubes. Te doy algunos ejemplos, Apple subiendo arriba de un 90% en lo que va del año y Amazon un 60%, por solo mencionar dos acciones que subieron mucho este año.

Pero esto no solo afecta a las acciones, también afecta a las criptomonedas. Por eso el precio del Bitcoin está subiendo mas que un 200% este año. Por supuesto que esto por un lado tiene que ver con la maduración y la mayor adopción de esta nueva tecnología, pero también tiene mucho que ver con el fenómeno de la reflación.

Acciones y criptos suben fuerte con la reflación. Hay trillones de nuevos dólares en el mundo y esos dólares van a comprar acciones y bitcoin.

Y esta tendencia seguramente siga durante 2021, es muy improbable que los gobiernos del mundo cambien de estrategia en el futuro cercano.

Todo indica que este festival de emisión va a seguir en 2021 y que el precio de las acciones y las criptomonedas va a seguir subiendo al mismo tiempo.

¿Entonces, en este contexto, donde invertir en 2021, como armar la cartera?

Yo seguiría esta tendencia, no trataría de ir en contra de esta tendencia. Es muy difícil pararse en frente de la FED y no terminar muy golpeado. El poder de fuego que tiene es inmenso.

Por eso, aunque los precios parecen alocados, tendría acciones norteamericanas por un lado.

Elegiría las acciones tecnológicas pero si se confirma que la vacuna contra el Covid es efectiva, empezaría a invertir en otros sectores también que van a crecer cuando la pandemia quede atrás.

Otra parte de la cartera la tendría en criptomonedas, no solo porque la demanda va a seguir aumentando fuerte de la mano de los inversores institucionales y de los inversores minoristas y esto va a apuntalar nuevas subas en los precios, sino también porque son otros claros ganadores de la reflación.

Ahora, ojo, aquellos inversores que elijan esta categorías se tienen que bancar bajas temporales del 50%, como paso en marzo de éste año 2020. El mundo está muy loco y la volatilidad va a ser la norma. Por eso, ojo que esto no es para todo el mundo. Solo para inversores de largo plazo y con mucho estomago.

¿Qué pueden hacer aquellos que no les gusta tanto el riesgo?

Bueno, estos inversores la tienen difícil, porque no tiene sentido invertir más en bonos. En este mundo de tasa cero y mega emisión los bonos no sirven para nada. Tienen mucho riesgo y ningún rendimiento.

Hay que salir 100% de los bonos y como activo de protección con menor volatilidad elegiría principalmente a las inversiones inmobiliarias y en segunda medida el oro.

Estos dos activos me pueden dar algo de estabilidad en la cartera y pueden funcionar como protección contra este escenario de tremenda reflación que es volátil y cambiante.

Como viste en el gráfico que mostraba antes, el precio de los activos reales en proporción a los activos financieros, están en mínimos  históricos estos precios. Y si el escenario de mega emisión monetaria global entra en crisis en algún momento, estos dos activos, el oro y el real estate pueden proteger nuestro capital.

El porcentaje que vas a asignar a cada categoría depende de cada uno, de tu edad, de tu patrimonio, del riesgo que quieras correr, el plazo al que invertís, etc..

Pero para una persona de unos 30 años, que invierte para su retiro de acá a 15 o 20 años, por ejemplo, tendría un 10% en Criptomonedas, un 30% en acciones norteamericanas, me guardaría otro 30% para ir invirtiendo en criptos y acciones durante los próximos meses o año y el 40% restante lo pondría en activos de protección como Real Estate y oro.

Y ojo que siempre te digo lo mismo, esto es algo muy genérico, el % exacto depende de cada uno y yo soy bastante conservador, si entendés los riesgos podes ser mas agresivo sin problemas.

Si te interesa profundizar el tema de la reflación, el próximo 14 de enero a las 18hs voy a estar haciendo un evento en vivo con Germán Fermo,  que es uno de los economistas mas destacados de la Argentina y nos va a explicar en detalle este tema. El es un experto en la reflación y te puede ayudar no solo a entender como funciona esta tendencia sino también a aprovecharla al máximo.

Regístrate: https://granreseteo.inversorglobal.com/

Y si te interesa el tema de la protección con oro frente a este escenario, no te pierdas el vivo que hice unos meses atrás con Diego Parrilla, una economista española que es un lujo para explicar este tema. Es experto en oro y armo una estrategia que incluye el oro que puede ser muy buena para que incorpores en tu cartera. En la parte de entrevistas de mi canal podés encontrar ese vivo.

Mirá la entrevista a Diego Parilla sobre: Cómo invertir en el medio de la burbuja: https://www.youtube.com/watch?v=5m2JbuMQEa8

Y mil gracias por acompañarme este año, sigamos juntos aprendiendo de inversiones y finanzas el año que viene, y sigamos  creciendo como comunidad.

Te deseo un excelente año 2021 y que todos tus sueños y objetivos se cumplan!

Feliz año y un abrazo enorme!

Federico Tessore

Buenos Aires, Argentina

Diciembre 2020

 

Argentina: Explosión, despegue o vegetar. Inversiones 2021 – Parte I

By 4padmin on diciembre 29, 2020 in Uncategorized

¿Dónde invertir en el año 2021?

Empecemos aclarando que mis visiones están basadas en un inversor de largo plazo, que buscar armar un patrimonio que le permita lograr la independencia financiera. Es decir, tener inversiones que le generen el ingresos necesario para financiar su estilo de vida sin la necesidad de trabajar en actividades que no te gustan.

Por lo tanto, no estamos haciendo trading ni nos estamos dedicados full time a las inversiones. Solo estamos armando nuestro patrimonio al mismo tiempo que tenemos una vida a la que le dedicamos la mayor cantidad de nuestro tiempo.

Hecha esta aclaración, déjame comenzar con algo que siempre te digo.

La forma de invertir como un profesional es armando una cartera diversificada compuesta por diferentes activos, que preferentemente tengan comportamientos diferentes, y de esta manera, combinando estos activos logro mayor rendimiento y menor riesgo.

No estamos buscando la inversión del momento, sino que estamos intentando armar una cartera lo mas eficiente posible. Esto significa, repito, tener un muy buen rendimiento con el menor riesgo posible y eso solo se logra combinando diferentes inversiones.

No estamos inventando nada con esta estrategia, esta es la manera que invierten los inversores mas sofisticados del mundo, como por ejemplo, el fondo de la Universidad de Harvard o el Fondo Soberano de Noruega.

Arman carteras diversificadas a largo plazo.

Y hoy, la magia de la globalización y la tecnología nos permiten replicar la estrategia de inversión de estos colosos sin importar cuanto dinero tengamos ni donde vivamos. Solo necesitamos conexión a internet, conocimientos básicos y listo, estamos invirtiendo casi de la misma manera que los inversores mas capaces del mundo.

Entonces, el secreto está en cómo armar la cartera. Dónde y en qué activos invertir.

En ese sentido, lo primero que te voy a repetir por vez número un millón…, es que no inviertas todo tu capital en la Argentina!

Argentina no es un lugar para invertir a largo plazo, es un país para hacer inversiones especulativas de corto plazo. El riesgo es altísimo y podes perder gran parte de tu dinero en cualquier momento.

Si querés correr riesgos, te recomiendo que lo hagas en el mundo de las criptomonedas, pero no en Argentina. Pero antes de entrar en ese tema, analicemos cómo termina la economía Argentina este año 2020 y que puede pasar en 2021.

El diagnóstico

Los argentinos estamos viviendo la peor crisis de nuestra historia. Aún peor que la crisis de del año 2002 si miramos los fríos números de la economía.

La actividad está por el piso, el PBI va a bajar alrededor de un 10% este año. Y esta baja viene luego de 10 años de recesión. La Argentina no crece desde el año 2010 y el PBI per cápita ya está igual que hace 30 años atrás, que en 1990.

El desempleo es récord, llego a estar as alto que en el año 2002 si ajustamos las cifras oficiales, mira el siguiente gráfico:

 

Hoy las cifras oficiales dicen que el desempleo es del 11%, pero si lo ajustamos por las personas que no están buscando trabajo en este momento porque están desmotivadas por el Covid, esa cifra es superior al 20% y el trimestre anterior llego a un récord del 30%.

El nivel de gasto publico está desbocado y el déficit fiscal está en un récord de alrededor del 11% del PBI. Mira el siguiente gráfico que muestra la evolución de los ingresos, los egresos y el déficit financiero del estado durante la ultimas décadas.

El gorila que ves ahí es lo que está destruyendo nuestro país. Fijáte como empieza a subir el nivel de gasto a partir del año 1997 casi sin interrupciones. Y fíjate el nivel del déficit fiscal que este año se espera que supera el 10% del PBI, un récord absoluto

El déficit se está financiando en un 90% con emisión monetaria.

Las reservas del banco central están en cero, no quedan dólares genuinos. Nos gastamos alrededor de 70.000 millones de dólares desde el inicio de la corrida contra el peso a inicios del  año 2018, si contamos los dólares que tenía el Banco Central en su momento más el dinero que entro por el FMI. Hoy ya no quedan dólares reales, el Banco Central esta usando dólares que no son de el para detener la corrida.

La inflación estaría cerrando este año en alrededor de un 35% pero hay muchos precios que están totalmente reprimidos, como por ejemplo los precio de los servicios públicos que van a cumplir dos años congelados.

Los salarios promedio de la Argentina, si los medimos en dólares, están en niveles africanos y es el segundo más bajo de América Latina después de Venezuela y estamos debajo de Haití. El salario más bajo lo encontramos en Venezuela con un dólar al mes, sigue Argentina con 101 dólares y continua Haití con 104. Quedamos muy lejos de Chile, que con un salario mínimo de 400 dólares lidera la región.

Los argentinos estamos más pobres que nunca.

Los impuestos están en niveles récord, pero los políticos siguen inventando nuevos impuestos. El impuesto a los bienes personales hoy lo pagan las personas que tienen propiedades que tienen un valor de a partir de 13.000 dólares. De esa manera esta medida la riqueza en argentina hoy.

Además, según un informe de la consultora Data Driven Argentina una pyme argentina que paga todos sus impuestos -en promedio- da pérdida,  ya que la presión impositiva a la producción representa el 106% de la ganancia neta (antes de impuestos) de una pequeña o mediana empresa. Esta cifra sólo es superada por las Islas Comoras en África)

Los bonos argentinos están rindiendo un 16% anual en dólares, un nivel que es increíble para un mundo de tasas cero donde países como Perú o Paraguay se endeudan a tasas de alrededor del 4% anual.

Conclusión, el panorama es desolador. El país está quebrado, destruido en todas las variables que las quieras evaluar.

Ahora, este es el diagnóstico, esto es el presente de la economía Argentina, pero para nosotros como inversores lo más importante es lo que podría pasar en la Argentina el año que viene.

Así que vamos a analizar lo que puede venir.

Lo que se viene

Una buena manera de entender las perspectivas para el año 2021 en Argentina es dividir los posibles escenarios en tres grandes alternativas.

  1. La primera alternativa vamos a llamar como el escenario “Explosión”.
  1. La segunda alternativa vamos a llamarla como el escenario “Despegue”.
  1. La tercera alternativa la vamos a nombrar como el plan “Vegetar”.

Vamos a ver que significan estos tres escenarios y lo mas importante, que probabilidades tendría cada uno de los escenarios posibles para el 2021.

El escenario explosión es una situación que implica que la crisis de confianza que tiene este gobierno se profundiza. Esto podría venir por varios caminos, como por ejemplo, por una crisis política, una pelea mayor entre Cristina y Alberto, o por un shock externo, suba de tasas de interés o por cualquier otra variable que termine de destruir la poca confianza que hoy queda en la argentina.

La situación es tan precaria, que cualquier resfrío nos puede matar.

Una explosión implicaría una suba mucho mayor del dólar, un dólar oficial convergiendo con el dólar libre y un banco central sin reservas para detener al dólar oficial.

Esto desembocaría en graves consecuencias. La primera es los precios de los bienes y servicios subirían por arriba del 100% anual y la hiperinflación estaría a la vuelta de la esquina.

Se desataría una corrida sobre los bancos, con las personas y empresas intentando sacar los pesos de los bancos en forma descontrolada.

Esto seguramente redunde en mayores restricciones, controles y reestructuraciones y finalmente, una quiebra y huida masiva de empresas y con salarios por debajo de los niveles africanos y desempleo y pobreza generalizada, superando los niveles del 50% que alcanzamos en cada crisis.

Esto terminaría con una crisis social en las calles que seria hasta difícil de controlar para el mismísimo peronismo. Estaríamos ante un escenario de descontrol total y nada tendría valor en la Argentina.

Este es el escenario Explosión.

Luego tenemos el escenario Despegue, que esto seria un shock también, pero un shock de confianza positivo. Implicaría que Alberto Fernández descarte el camino kirchnerista y chavista de su coalición y que de un giro similar al que dio Carlos Menem en la década del 90 cuando nombro a Cavallo como Ministro de Economía luego del primer año y medio de gobierno sin poder controlar la economía y que luego de pasar por una hiperinflación y el plan Bonex, desemboco en un giro rotundo hacia el capitalismo.

Menem y Cavallo lanzaron la convertibilidad, la apertura de la economía, la desregulación y un plan integral pro mercado,  disparando uno de los períodos de mayor crecimiento de la historia reciente de nuestro país.

En este escenario la economía crecería muy fuerte, volverían las inversiones, aumentando el empleo, los salarios y el optimismo sobre nuestro país. Podríamos crecer tranquilamente por arriba del 15% en 2021 y lograr crecimiento sostenido por muchos años.

Y el ultimo escenario es el escenario “Vegetar”. Según el diccionario la palabra vegetar significa lo siguiente:

Vivir sin ninguna movilidad y con una vida meramente orgánica, parecida a la de las plantas, generalmente a causa de una enfermedad.

En este escenario, la economía Argentina iría a una inflación de entre el 50% y  el 60% anual en 2021.

Los precios, a pesar de la alta inflación anual, seguirían en gran medida reprimidos. No habría inversión en servicios públicos, por lo tanto los servicios de electricidad, gas e internet, por ejemplo, serían cada vez peores, los cortes de luz y gas serían una constante y las señales de internet y celular serían cada vez peores, pero eso si, muy baratas.

Tendríamos cada vez menos productos en los supermercados y en los negocios en general, ya que la economía sobreviviría en base a controles y trabas. Casi no se podría importar nada, por lo tanto, el acceso a tecnología sería casi imposible en forma legal.

Y todos los precios de la economía estarían regulados, por lo tanto el desabastecimiento avanzaría sin prisa pero sin pausa.

Luego de la baja de la economía de un 10% en 2020, el PBI crecería solo un 2% o 3% en 2021 si se logra  superar la pandemia del COVID. Si no, la economía se hundiría nuevamente alrededor de un 5% anual.

El desempleo seguiría alto, el empleo privado se seguiría destruyendo y las empresas saliendo del país, solo aumentaría el empleo publico.

Las reservas del banco central seguirían en negativo y el déficit fiscal seguiría por arriba del 5% anual del PBI y solo se financiaría con emisión monetaria.

Seguiría el cepo al dólar, cada vez más fuerte, pero no lograría bajar de una brecha del 100% anual.

El gobierno no arreglaría un nuevo plan con el FMI y se apoyaría en estrechar relaciones con países como Venezuela, China Irán o Rusia y Argentina seguiría totalmente afuera del mundo desarrollado y civilizado.

En resumen, la Argentina seguiría vegetando. Estaríamos en un país muerto, donde la lucha sería simplemente por la supervivencia.

Estos serían los tres escenarios, repito, Explosión, Despegue y Vegetar.

Ahora, la clave es proyectar que probabilidades de ocurrencia tiene cada escenario. Es imposible adivinar que puede pasar en esta Argentina tan compleja, pero no es imposible trazar alternativas y actuar en consecuencia.

Bueno, en mi opinión, el escenario mas probable es el escenario “vegetar” con una probabilidad de ocurrencia del  70%.

Lo sigue el escenario explosión con una probabilidad del 25%

Y cierra el escenario despegar con una probabilidad del 5%.

Por supuesto estas probabilidades van cambiando todo el tiempo y puede haber infinitos escenarios intermedios y para esto es clave mirar lo que va ir ocurriendo los próximos meses, y sobre todo ver que puede pasar en las elecciones de noviembre del año que viene.

Pero, mas allá de todo eso, parece claro que lo mejor para nuestros ahorros y para nuestro futuro estar lo mas lejos posible de la Argentina en 2021.

Si vivís en la Argentina, tu prioridad el año que viene tiene que ser generar ingresos en el exterior y luego ahorrar e invertir en el exterior.

Si tenes ahorros y aun no tenes una cuenta bancaria en el exterior, que tu objetivo para el año 2021 sea abrir una cuenta bancaria en el exterior y de esta manera tener independencia de lo que puede pasar con la Argentina.

Si logras esto, vas a poder pasar la crisis razonablemente bien. Y si la Argentina no mejora nunca, vas a tener la libertad de irte del país cuando quieras. Y si mejora, vas a estar muy bien  de todas formas. Así que no tiene sentido que no lo hagas.

Creo que quedo claro porque como inversores no tiene sentido estar en la Argentina, por eso, en la segunda parte de esta nota, que voy a publicar en este mismo blog, voy a hablar sobre cómo invertir nuestro dinero en el exterior.

Federico Tessore

Buenos Aires, Argentina

Diciembre de 2020

 

Fuimos el país más rico del mundo, podemos volver a serlo

By 4padmin on diciembre 17, 2020 in Economía & Política, Libros

Fuimos el país más rico del mundo, podemos volver a serlo

Sí, estás leyendo bien, alguna vez fuimos una potencia mundial. La Argentina era el país más rico del mundo. Éramos más ricos que países como los Estados Unidos, Suiza o Arabia Saudita. Y durante setenta años estuvimos entre los diez países con mayor riqueza en el mundo.

¿Cuándo fue eso? Entre los años 1880 y 1950. Setenta años durante los cuales la Argentina fue un país pujante a nivel económico, donde millones de personas de todo el mundo querían vivir. El pico ocurrió en el año 1895, cuando la Argentina tuvo el PBI per cápita más alto del mundo. El PBI per cápita es un indicador que mide el ingreso promedio por habitante, y si bien no se trata de una medida perfecta, es una buena aproximación de la situación real de cada país.[1]

El punto de inflexión fue el año 1950, cuando dejamos de estar dentro del ranking de los diez países con mayor PBI per cápita del mundo, y nunca más nos recuperamos. Todo lo contrario, entramos en una larga y triste decadencia: en el año 2020 ocupamos el puesto setenta y tres del ranking de PBI per cápita global. Setenta años de caída en picada, en los cuales gobernaron dictaduras y democracias, gobiernos peronistas, radicales e independientes. Ninguno pudo detener la decadencia.

¿Por qué ocurrió esto?

Los argentinos somos expertos en encontrar todo tipo de culpables. Desde el “imperialismo yanqui” que nos quiere aplastar, hasta nuestra cultura “que está fallada”, o la “teoría” que señala a los políticos, a los empresarios o a los sindicalistas como los responsables.

En este libro me propongo contestar dos preguntas: ¿Por qué la Argentina está en decadencia? ¿Cómo podemos volver a ocupar un lugar entre los países más prósperos del mundo, ese lugar que tuvimos y perdimos?

Para intentar contestarlas, primero voy a analizar qué hicieron los países que sí pudieron crecer y desarrollarse durante estos setenta años en los que la Argentina se desbarrancó.

Son muchos los países del mundo que crecieron en este período, pero elegí desarrollar seis ejemplos, todos muy diferentes entre sí, de países que crecieron y que tomaron caminos levemente diferentes para lograr el desarrollo. En 1950 esos seis países eran más pobres que la Argentina. Setenta años después, los seis nos superan ampliamente. De  todos ellos vamos a rescatar dos aspectos:

1.Factores comunes. Medidas, enfoques, tácticas, planes y estrategias que todos implementaron casi de la misma manera.

2.Factores individuales. Cada uno de estos países decidió implementar una estrategia diferencial y única, que sumada a los factores comunes que todos pusieron en práctica, les permitió lograr un desarrollo económico superlativo y sostenido.Una vez que tengamos en claro cómo hacen los países para desarrollarse, vamos a analizar el caso argentino. Veremos que no hay que inventar la rueda: tan solo hay que hacerla andar.

Primero, vamos a tratar de entender cómo hizo la Argentina para estar entre los países más ricos del mundo entre 1890 y 1950. ¿Cómo se dio ese crecimiento? ¿Qué decisiones tomamos que nos llevaron a la cima? ¿Cómo nos mantuvimos y cómo nos convertimos en un ejemplo para el mundo?

Segundo, vamos a tratar de entender qué cambió a partir de 1950 y cuáles fueron las decisiones que tomó la Argentina y que la llevaron a perder riqueza en forma acelerada durante los últimos setenta años.

Una vez que tengamos un poco más claro todo este análisis, intentaremos sacar algunas conclusiones prácticas que nos permitirán salir de esta trampa en la que estamos estancados desde hace décadas.

Por último, voy a presentarte un plan de desarrollo integral cuyo objetivo será romper la decadencia y volver a convertir a la Argentina en el país que todos soñamos, convertir a la Argentina en una potencia. Un plan, una “receta”, para el crecimiento con el que vamos a poder exigirles a nuestros políticos y a nuestros dirigentes que lo implementen. Para esto es necesario entenderlo bien y difundirlo.

Nosotros, tanto vos como yo, somos agentes de cambio. Si nosotros cambiamos, el país cambia. Hoy los políticos son máquinas de adquirir votos. Si la mayoría de los argentinos pensamos de una determinada forma, ellos van a decir y hacer eso que pensamos, porque necesitan nuestros votos para ganar. Por eso, si vos y yo y una gran mayoría de argentinos pensamos diferente, los políticos van a tener que cambiar si quieren seguir teniendo nuestro voto. El cambio que necesitamos es de abajo para arriba. Primero cambiamos nosotros y luego cambian ellos.

Por eso es tan importante que primero analicemos y veamos claramente esta decadencia. Primero hay que entender el problema para poder luego mejorar.

En el primer capítulo de este libro que estás por empezar, vas a conocer números y pruebas concretas que muestran que el progreso del mundo en estos últimos setenta años no tiene precedentes, en todas las formas de medirlo que se te ocurran.

Para participar de este progreso, tenemos que cambiar muchos de los pensamientos arraigados en nuestra mente. Muchas de las máximas y las creencias que nos transmitieron nuestros padres, que nos enseñaron en la escuela y que hoy los medios de comunicación repiten están equivocadas. Las tenemos que cambiar.

Y eso es complicado, lo sé. Cambiar un pensamiento arraigado en nuestra mente por tantos años es una tarea titánica.

Espero que las historias de cada uno de estos seis países que te voy a mostrar a continuación logren eso que parece tan difícil. Tengo fe en que las evidencias concretas que veremos en cada capítulo hagan más fácil esta tarea.

Es sorprendente ver lo simple que es crecer. Por supuesto que toma tiempo, mucha constancia y perseverancia. Pero todo lo bueno en la vida es igual, ¿no es así? Las cosas buenas siempre toman tiempo, hay que pasar adversidades y obstáculos, y ser firmes en momentos de debilidad. Pero si el plan es claro, si las metas son transparentes, todo se hace mucho más fácil.

Ahora, te preguntarás: ¿es realmente importante que el país crezca y se desarrolle para que yo logre mis sueños y objetivos individuales? Esta es una cuestión central y que puede provocar muchos malentendidos.

Soy un fuerte defensor del impacto de la acción individual de cada uno de nosotros. Estoy convencido de que con perseverancia, constancia y esfuerzo podemos lograr grandes cosas sin importar en qué país vivamos. Aunque vivamos en el país más pobre del mundo, siempre podemos progresar.

La “decadencia argentina” no puede ser un justificativo para que nosotros no nos animemos a perseguir nuestros objetivos individuales. No debemos tomar como excusa el hecho de que nuestro país no crece hace setenta años y que la economía es un desastre para no perseguir nuestros sueños y anhelos.

Pero sí soy consciente del impacto del contexto y nuestro entorno sobre nuestras vidas. Es decir, dos personas que hacen el mismo esfuerzo pueden lograr un resultado muy diferente si viven en el país A, con bajo desarrollo económico, o si viven en el país B, con alto desarrollo económico. Si esto no fuera así, ¿cómo se explica, por ejemplo, que un taxista que trabaja en Buenos Aires tenga un ingreso promedio de alrededor quince mil dólares anuales y un taxista que trabaja en Nueva York gane cuarenta y cinco mil dólares anuales, es decir, un ingreso promedio tres veces superior? Misma tarea, mismo trabajo, mismas horas, mismo esfuerzo, y una diferencia enorme entre lo que uno y otro gana.

Y además el taxista porteño, con suerte, apenas puede pagar unas vacaciones en la Costa Argentina algunos pocos días al año, mientras que el de Nueva York puede tomar un crucero de quince días por el Caribe todos los años o maneja un auto que es diez veces más moderno y de mayor calidad que el del taxista porteño. Esto ocurre en todos los niveles si comparamos el nivel de vida de un argentino y una persona en Nueva York.

Por supuesto que hay excepciones, personas talentosísimas o con habilidad para esforzarse por arriba de la media, que logran resultados extraordinarios. Pero podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que el promedio de las personas que desempeñan un mismo trabajo en un país subdesarrollado, va a ganar tres o cuatro veces menos que una persona que desempeña ese mismo trabajo en un país desarrollado. Y que la calidad de vida del último va a ser infinitamente superior que la del primero.

¿Es injusto? ¿No debería ser así? Bueno, sea justo o no, es la realidad. Es lo que pasa. O nos peleamos con ella y no llegamos a nada, o tratamos de cambiarla. Y si no llegamos a cambiarla para nosotros, por lo menos cambiémosla para nuestros hijos o nuestros nietos.

Nuestro país, la Argentina, puede volver a estar entre los diez países más ricos del mundo. Y si eso ocurre, tu vida, mi vida y la de todas las personas que queremos será mucho mejor. Todos estaremos mucho más cerca de desplegar nuestro potencial en cada una de las cosas que nos apasionan.

No es un camino fácil ni corto. Es posible que lo empecemos y por varios años no veamos progresos. Pero si perseveramos, si aplicamos las recetas correctas, si somos constantes, es casi imposible fallar. El futuro está en nuestras manos, y puede ser mucho mejor. Te invito a conocer cómo hacerlo.

 

Federico Tessore

Buenos Aires, Argentina

Octubre de 2020

 

[1] En el Anexo II del libro podés profundizar sobre qué es el PBI y cómo se mide.

 

Invertir para no vender nunca, ¿Cómo funciona eso?

By 4padmin on noviembre 13, 2020 in Invertir con Éxito

Hoy te quiero hablar de un tema que siempre sale cuando explico mi filosofía de inversión, es decir, mi forma de encarar las inversiones.

Y esta semana este tema salió nuevamente con la tremenda suba que tuvo el bitcoin, que al momento de escribir estas líneas superaba los 15.500 dólares, una suba del 15% semanal.

Varios amigos me preguntaban, “¿Es momento de vender”? y yo siempre contesto lo mismo, “No voy a vender nunca, este tipo de inversión es para tenerla décadas en la cartera”. Al igual que las acciones de Apple o Amazon que compre 11 años atrás, o las de Mercado Libre que compre 4 años atrás. Se tratan de inversiones que las compro “para toda la vida”.

Solo un suceso extraordinario me puede motivar la venta, por ejemplo, que descubramos que la tecnología del bitcoin no sirve o que Apple de muestras claras de que está acabada o algo por el estilo, desde el punto de vista de las inversiones. Pero, mientras la tesis principal que hace al bitcoin una gran tecnología o a Mercado Libre una gran empresa, no las pienso vender.

La pregunta que viene luego que digo eso es siempre la misma, “¿Entonces para que invertís? ¿Cuándo tomas las ganancias?”.

Y la respuesta es que invierto para armar un patrimonio.

Un patrimonio que por un lado me genere ingresos pasivos que me permitan mantener mi nivel de vida sin la necesidad de trabajar. Pero por otro lado, un patrimonio que me de la seguridad financiera y el respaldo suficiente para poder vivir como deseo y que se convierta en un seguro contra imprevistos. Y finalmente, invierto porque quiero armar un patrimonio que pueda quedar en mi familia muchas décadas, aún cuando yo no esté mas en vida.

Entonces, ¿a cuento tiempo invierto?

La realidad es que invierto a muchas décadas, no sólo las décadas que me quedan de vida, esperemos muchas…, sino también porque estoy hablando de un patrimonio que aún tenga vida cuando yo no este.

Por supuesto que además de estas inversiones, necesito tener dinero disponible para gastar en mi día a día, para irme de vacaciones, cambiar el auto o lo que sea. Bueno, este dinero está fuera de esta categoría de “inversiones para toda la vida”, y es dinero en efectivo o en inversiones de corto plazo que puedo usar en cualquier momento.

Entonces, lo que termino haciendo es dividendo mi cartera de inversiones de acuerdo a los objetivos de cada segmento. Y eso es lo que recomiendo hacer a todos los inversores.

Tal vez tengas el objetivo de mudarte dentro de 5 años. Entonces, podes destinar un segmento de tus ahorros a ese objetivo e invertir a 5 años. Y luego tengas otro segmento que sea dinero para usar en unas vacaciones dentro de un año. Entonces invertís ese segmento de acuerdo a ese objetivo.

Pero, mas allá de eso, te recomiendo tener una parte de tus ahorros en “inversiones de toda la vida”. No importa si es poco dinero o sin son pocas inversiones al principio, pero creo que invertir de esta manera te ayuda a tomarte el mundo de las inversiones de otra manera.

Primero, andas mas suelto por la vida…, no te interesa tanto si el precio de tu inversión sube o baja, mientras los fundamentos principales no cambien, no te importa el precio, si total invertís a varias décadas. Y segundo, te ayuda a pensar como un verdadero inversor, mirando a largo plazo, sacando el ruido de la coyuntura y tomando mejores decisiones.

¿Qué te parece esta estrategia? ¿Cuáles son tus objetivos y cómo los estas encarando? ¡Encantado de escuchar tu historia!

Te mando un abrazo grande, muchas gracias por tu tiempo y de deseo un excelente fin de semana,

Fede Tessore

Tesla: ¿Revolución o burbuja?

By 4padmin on septiembre 30, 2020 in Emprendimientos y Negocios

En esta nota quiero hablarles de Tesla, la compañía de autos eléctricos que fundó Elon Musk.

Seguro todos ustedes lo conocerán ya, pero brevemente recordarles que Elon Musk es un emprendedor de origen sudafricano que con 17 años abandonó su hogar con un sueño: inventar nuevas tecnologías que cambiaran nuestras vidas.

Tras vivir en Canadá unos años, Musk finalmente se asentó en Silicon Valley donde con 24 años fundó su primera empresa: Zip2.

Cuatro años después Elon recibió 22 millones de dólares con la venta de esta empresa, que utilizó para fundar su siguiente empresa: X.com, que posteriormente sería renombrada PayPal.

PayPal fue la compañía de pagos por internet más utilizada hasta que fue adquirida por eBay en el año 2002 por 1.500 millones de dólares, de los cuales 170 millones fueron para Musk.

Aunque también conoció algunos fracasos, la carrera emprendedora de Musk fue tremendamente exitosa y esto le convirtió en un millonario con apenas 30 años.

Pero para Musk ganar una fortuna no era suficiente. Su objetivo desde chico era hacer historia cambiando nuestras vidas gracias a la tecnología, y su gran oportunidad llegó en el año 2003 cuando fundó Tesla junto a JB Straubel y Martin Eberhard.

Durante los primeros años de la compañía Elon Musk fue su principal inversor, abonando 74 millones de los 145 millones que la compañía necesitó inicialmente para comenzar sus operaciones. Esto le otorgó una posición dominante en el capital y en la dirección de la compañía.

Los comienzos de Tesla fueron difíciles, y es que antes de que la empresa pudiera generar sus primeros ingresos la cantidad de dinero que sus operaciones consumió excedió las expectativas iniciales, lo que puso a la compañía al borde de la quiebra en varias ocasiones.

En enero de 2008 la compañía fue salvada por el Gobierno de los Estados Unidos, que concedió a la empresa una subvención de 43 millones de dólares para que la compañía pudiera finalizar el desarrollo del Tesla Roadster, su primer modelo, que fue lanzado al mercado el mes siguiente.

En esta imagen podés ver el primer modelo que lanzó Tesla al mercado, un deportivo de dos plazas 100% eléctrico.

Al Tesla Roadster le siguieron otros modelos, como el Model S, el Model X y el más vendido de todos, el Model 3, con más de medio millón de unidades vendidas hasta la fecha.

 

2020: el punto de inflexión

Las ventas de Tesla no dejaron de crecer durante los años siguientes, pero fue a partir de la segunda mitad de 2018 cuando se dispararon con el lanzamiento de la última versión del Model 3.

Como podés ver en este gráfico las ventas trimestrales de Tesla se dispararon de 40 mil unidades en el segundo trimestre del año 2018 a 85 mil en el trimestre siguiente, más del doble de unidades vendidas.

El mayor número de unidades vendidas provocó que la facturación de Tesla pasara en menos de una década de apenas 117 millones de dólares a 24.578 millones el año pasado.

Sin embargo, desde su fundación Tesla fue una empresa que generó pérdidas debido a los enormes costos de innovación y desarrollo que tuvo la compañía.

Como podés ver en este gráfico, desde su fundación hasta el año pasado Tesla registró pérdidas todos los años, siendo estas pérdidas de 862 millones de dólares en 2019.

Pero las cosas podrían haber cambiado para la empresa en 2020… Y es que en los 6 primeros meses del año Tesla generó unos ingresos de 12 mil millones de dólares y unas ganancias netas de 120 millones.

Tesla consiguió pasar del rojo al verde gracias a la incorporación de prestaciones más avanzadas, como el modo de autoconducción que hace que sus vehículos se manejen solos en determinadas circunstancias o unas baterías que duran más que la competencia.

Tesla consiguió diferenciarse de la creciente competencia que está surgiendo en el rubro de los autos eléctricos gracias a su tecnología superior, lo que le permitió incrementar el precio promedio de los nuevos vehículos que vende y así entrar en ganancias por primera vez en su historia.

Otro aspecto que favorece las cuentas de Tesla es su canal de venta directa a través de Internet. Al contrario que el resto de marcas de autos que dependen de concesionarios para vender sus autos, y que se llevan una parte de los márgenes en cada venta, Tesla evita estos intermediarios vendiendo directamente a los clientes a través de internet, lo que maximiza los márgenes que obtiene con cada venta.

Además, gracias al reconocimiento de su marca Tesla no necesita invertir cientos de millones cada año en publicidad como sí hacen el resto de fabricantes de autos.

Elon Musk construyó un modelo de negocio que combina una tecnología superior con una estructura de costos más eficiente en el largo plazo.

 

La mayor competencia amenaza a Tesla

Aunque el desempeño de Tesla fue sensacional en los últimos años, con ventas crecientes y el paso de pérdidas a ganancias en 2020, esto podría estar amenazado por una mayor competencia en el rubro de los autos eléctricos.

Actualmente la posición de Tesla en el nicho de autos eléctricos de gama alta parece sólida, ya que otros modelos eléctricos como el Renault Zoe o el Nissan Leaf se sitúan en una gama más baja del mercado.

Pero su competencia empezó a moverse, y es que algunos fabricantes como Audi lanzaron al mercado modelos eléctricos de gama alta que aumentaron sus ventas en los últimos años.

Destaca por ejemplo el Audi e-tron Quattro, que duplicó sus ventas entre la primera mitad de 2019 y la primera mitad de 2020.

Durante estos años Tesla gozó de la ventaja que supone ser el primer jugador en el mercado, pero esta ventaja podría diluirse si otros fabricantes consiguen replicar su tecnología y reclamar parte de la cuota de mercado.

 

Tesla celebra su liderazgo en la bolsa

La buena marcha del negocio de Tesla se materializó en una espectacular suba de sus acciones en la bolsa.

En los últimos 12 meses el valor de la compañía en bolsa se multiplicó por 10, con lo que Tesla alcanzó una capitalización bursátil de 460 mil millones de dólares, lo que la convierte en una de las compañías más valiosas del planeta.

El impacto de la crisis en los fabricantes de autos tradicionales y la gran suba que tuvo Tesla en la bolsa hizo que la compañía fundada por Elon Musk alcanzara un valor superior al valor combinado de General Motors, Ford, Volkswagen, BMW, Daimler, Fiat-Chrysler, Renault, Nissan y Honda.

Toyota, que hasta hace apenas unos meses era el mayor fabricante de automóviles del mundo, en la actualidad tiene un valor bursátil de menos de la mitad que Tesla… ¡Y eso que en 2019 Toyota consiguió 100 veces más ventas que Tesla!

En términos de precio por beneficio (un ratio que en el mundo de las finanzas es conocido como PER) Tesla se sitúa en 1000 veces precio/beneficio, cuando lo habitual en el rubro de la automoción es estar alrededor de 10 veces.

Esto hizo que muchos se cuestionen si estas valuaciones están justificadas o si por el contrario estamos ante una burbuja.

Muchos inversores pensaron que la valuación de Tesla es en realidad una burbuja, y vendieron en corto millones de acciones de la compañía. Entre ellos inversores muy prestigiosos como David Einhorn o Jim Chanos, que declararon que la compañía además de estar sobrevaluada es financieramente inviable.

Estos inversores vendieron en corto miles de acciones, pero Tesla continuó subiendo en bolsa lo que les provocó enormes pérdidas…

Según reportó el Business Insider los bajistas en Tesla perdieron este año un total de 25 mil millones de dólares, lo que forzó a muchos de ellos a deshacer sus posiciones precipitadamente.

Esto provocó a su vez mayores subas, ya que para deshacer una posición bajista es necesario comprar acciones de la compañía, alimentando un rally bursátil ya de por si muy acelerado.

En este gráfico podés ver cómo el número de acciones de Tesla vendidas en corto descendió continuamente a lo largo de este año, alimentando en parte las subas en bolsa de la compañía.

La pregunta que nos hacemos todos es: ¿la suba que registró Tesla está justificada por el potencial de su negocio o por el contrario los operadores del mercado perdieron la cabeza y estamos ante una nueva burbuja?

Mi opinión personal es que si bien la valuación de Tesla es excesivamente alta, esto no quiere decir que sea una buena idea intentar ganar dinero apostando a la baja de la compañía.

Al contrario que la compra de acciones, la operativa en corto tiene un gran inconveniente y es que las pérdidas potenciales son ilimitadas, ya que una acción puede subir sin límite como le sucedió a Tesla durante el último año.

Miles de inversores en todo el mundo perdieron una parte importante de sus patrimonios apostando a la baja de Tesla solo porque pensaron que estamos ante una burbuja.

Y quizás tuvieran razón, pero recordá el famoso dicho bursátil que dice que “los mercados pueden permanecer mucho más tiempo irracionales de lo que vos podés permanecer solvente”.

Si bien no me parece recomendable apostar a la baja de Tesla, a este nivel tampoco me parece recomendable comprar acciones con la expectativa de que seguirán subiendo más adelante.

Nadie sabe lo que sucederá en el futuro, quizás las acciones de Tesla podrían irse hasta la Luna, pero con estas valuaciones el riesgo de caída es demasiado grande.

Creo que Tesla es una gran compañía con una tecnología revolucionaria que la diferencia de la competencia, y que los autos eléctricos llegaron para quedarse. Pero yo esperaría a una corrección del mercado para comprar acciones de la compañía ya que las actuales valuaciones me parecen excesivamente altas.

Espero que hayas disfrutado de esta nota y si te gustó no olvides compartirla.

Las tres estrategias para emprender con éxito

By 4padmin on septiembre 17, 2020 in Emprendimientos y Negocios

En esta nota quiero hablarles de las tres estrategias para emprender con éxito. Estas tres estrategias me permitieron a mí y a miles de emprendedores por todo el mundo fundar nuevas empresas y hacerlas prosperar.

Estas tres estrategias las aprendí de uno de los emprendedores del mundo que más admiro y que además es amigo mío: Mark Ford.

Mark Ford es de Estados Unidos y en sus más de 40 años de experiencia en el mundo de los negocios ha fundado varias empresas en una gran variedad de rubros como el de las publicaciones, real estate o finanzas.

Tras fundar varios negocios que le hicieron millonario, en 2011 Mark decidió retirarse y dedicarse a compartir las estrategias que le permitieron llegar a ser un empresario de éxito. Así, Mark fundó el “Club para Generar Riqueza” en el que de manera regular comparte con los miembros consejos para obtener ingresos extras y generar dinero.

En Inversor Global ofrecemos acceso a los materiales del Club para Generar Riqueza traducidos al español y adaptados a la realidad de América Latina y más concretamente de Argentina.

Además, bajo el seudónimo de Michael Masterson, Mark publicó más de veinte libros sobre emprendimiento y capacitación en el manejo del patrimonio personal. ¡Sus libros tuvieron tanto éxito que varios inclusive llegaron a la lista de best sellers del New York Times y del Wall Street Journal!

Desde que conocí a Mark por primera vez hace casi 10 años cuando visitó las oficinas de Inversor Global en capital federal, él compartió conmigo muchos consejos que yo luego pude implementar en mis emprendimientos con éxito.

Hoy me gustaría compartir con vos las tres estrategias más valiosas que me compartió Mark y que vos podés implementar en tus emprendimientos o en generar ingresos alternativos.

 

ESTRATEGIA UNO: El emprendedor gallina

Todos escuchamos historias de emprendedores que decidieron dejar su trabajo e invertir todos sus ahorros en fundar una nueva empresa. A las personas nos encantan las historias con un halo romántico del emprendedor que lo deja todo para perseguir sus sueños, sin embargo esto es una excepción en el mundo real…

En su libro titulado “The Reluctant Entrepreneur”, que traducido al español es “El Emprendedor Reticente” Mark revela que en realidad estos emprendedores arriesgados son la excepción; la mayoría de las personas que lanzan empresas tienen éxito adoptando un enfoque mucho más conservador que él llama: “El emprendedor gallina”.

De acuerdo a la definición de Mark un emprendedor gallina es alguien que mantiene su trabajo diurno mientras trabaja en su nuevo emprendimiento durante las noches y los fines de semana. Es un emprendedor porque está tomando la iniciativa de lanzar su propio negocio y es una gallina porque no está dispuesto a renunciar a su trabajo y a arriesgar todos los ahorros que consiguió acumular con mucho esfuerzo.

Si tenés en cuenta que 9 de cada 10 nuevos emprendimientos no sobreviven a los primeros tres años de existencia, apostarlo todo en un solo emprendimiento es bastante irresponsable y poco inteligente.

Fundar nuevas empresas mientras mantienes un ingreso estable te permitirá tener no una, sino muchas oportunidades de fundar nuevas empresas, lo que te proporciona más chances de tener éxito en el mundo de los emprendimientos.

Sin embargo esta estrategia para emprender no es perfecta y tiene un inconveniente, y es que apenas tendrás tiempo para nada más. Tu trabajo y tu emprendimiento consumirán prácticamente todo tu tiempo y energía, pero es el precio a pagar para no arriesgar tu seguridad financiera y la de tu familia mientras lanzas un nuevo emprendimiento.

Por mi experiencia personal y la de Mark, hacer el esfuerzo extra de emprender mientras mantienes tu trabajo regular merece la pena. Sí, supone un gran sacrificio, pero nadie dijo que emprender fuera fácil…

 

ESTRATEGIA DOS: Preparados, fuego, apunten

La segunda estrategia para tener éxito en el mundo de los emprendimientos consiste en ejecutar un plan de negocio muy rápido, tan rápido como sea posible, para posicionarse como el líder del mercado y dejar atrás a la competencia desde el primer minuto.

En su libro titulado “Ready, Fire, Aim”, que traducido al español sería “Preparados, fuego, apunten” Mark explica esta estrategia en tres pasos:

Ready (preparados): En una primera instancia tenés que terminar de preparar tu producto. Haz que sea lo suficientemente bueno como para poder venderlo pero no te preocupes por hacerlo perfecto. Va a haber suficiente tiempo más adelante para eso…

Fire (fuego): Una vez tu producto esté lo suficientemente desarrollado, empieza a venderlo. Véndelo de todas las formas que puedas: prueba diferentes ofertas, diferentes frases publicitarias y diferentes canales de venta. Continúa probando una y otra vez hasta que encuentres una estrategia de venta que funcione.

Aim (apunten): Una vez conseguiste tus primeras ventas tenés que expandir tu base de clientes mientras desarrollas procesos de negocios para adecuar ese crecimiento. Si consigues hacer tu emprendimiento crecer contrata a las mejores personas para administrar partes de tu negocio y libera tu agenda para probar otros productos y servicios repitiendo el proceso una y otra vez a partir de los conocimientos del mercado que vayas adquiriendo.

En su libro Mark explica que en el momento de lanzar nuevos emprendimientos lo más importante es hacerlo con rapidez al mercado, pero la mayoría de las personas piensa precisamente lo contrario y antes de lanzar un emprendimiento dedican su tiempo, energía y dinero en buscar una oficina, imprimir cientos de tarjetas personales y folletos para repartir, contratar un contador, etc.

Para Mark esto es un error, ya que lo más importante para tener éxito con un emprendimiento es ofrecer el producto o servicio que tu público objetivo demanda, y esto solo se consigue lanzando tu producto y consiguiendo feedback a partir de este lanzamiento.

No pasa nada si tu producto o servicio no es perfecto en una primera instancia; siempre lo podrás mejorar a partir del feedback que recibas de tus clientes para así, posteriormente, apuntar a una audiencia mayor en una instancia posterior.

Haciendo esto evitarás malgastar tus recursos en aspectos secundarios del negocio, focalizándote en lo más importante cuando realizamos un nuevo emprendimiento: vender y ganar dinero.

Por otro lado, si descubrís que tu idea de negocio no es buena y no tiene muchas chances de tener éxito, lo mejor es hacerlo cuanto antes y sin haber desperdiciado una gran cantidad de recursos valiosos, como tu tiempo y tu dinero.

No todas las ideas de negocio funcionan, de hecho la mayoría no lo hacen. Por eso, evitá asumir fuertes deudas y gastar demasiados recursos en un nuevo emprendimiento al menos hasta que hayas validado que el negocio es viable y rentable.

Con la filosofía “Preparados, fuego, apunten” conseguirás saber esto minimizando riesgos y pérdidas con tus nuevos emprendimientos.

 

ESTRATEGIA TRES: Evita que el exceso de información te paralice

Seguro que conocés a alguna persona que todos los días recibe cientos de emails, lee decenas de sitios web de noticias y blogs y chequea sus redes sociales varias veces cada hora buscando nuevas ideas con las que ser millonario o sencillamente como pasatiempo.

Normalmente son personas ambiciosas y con grandes fantasías, pero que nunca implementaron realmente ninguna de las ideas de las que hablan todo el tiempo.

Esto le sucede a millones de personas en todo el mundo que, sin darse cuenta, se convirtieron en adictos a la información. Estas personas pasaron tanto tiempo leyendo sobre lo que sea que quieren hacer que al final no lo aplican realmente porque apenas les queda tiempo para ello.

Aunque estar bien informados es algo fundamental si queremos tener éxito fundando nuevas empresas, paradójicamente exponernos a una cantidad excesiva de información tiene un efecto paralizante.

Para evitar que el exceso de información te paralice a la hora de emprender, Mark recomienda aplicar la regla 25-25-50.

En su libro “La Promesa: Tu Plan Maestro para una vida abundante” Mark comparte esta regla…

La regla 25-25-50 dice que tenés que dividir tu tiempo de la siguiente forma:

  • Dedicar no más del 25 por ciento de tu tiempo a estudiar, es decir, a leer libros, asistir a talleres, escuchar audiolibros en el auto.
  • Dedicar no más del 25 por ciento a observar, es decir, a mirar lo que están haciendo las personas que ya son exitosas.
  • Y dedicar, por lo menos, un 50 por ciento de tu tiempo a realmente aplicar lo que estás estudiando y observando.

Por ejemplo, si querés vender productos por Internet dedicarías un 25 por ciento de tu tiempo en estudiar material sobre cómo hacerlo, un 25 por ciento en observar a la gente que ya lo está haciendo y un 50 por ciento en crear tu primer producto, diseñar tu sitio web y comenzar a vender.

Si querés tener éxito en el mundo de los emprendimientos es importante que gestiones tu dinero con inteligencia como vimos en la primera estrategia… ¡pero más importante aún es que gestiones tu tiempo bien y lo dediques a lo que de verdad importa!

Por eso, la próxima vez que te pares a consumir información en internet o en cualquier otro medio, pensá cómo aplicar esta información realmente para conseguir tus objetivos empresariales.

Como habrás podido comprobar, estas tres estrategias se complementan en un solo concepto que constituye la filosofía de emprendimiento de Mark Ford y que yo comparto: para tener éxito en un emprendimiento tenés que poner el foco en lo que de verdad importa, ignorando lo no esencial y actuando de forma ágil y conservadora.

Así es como Mark y miles de personas en todo el mundo entre las que me incluyo están consiguiendo fundar nuevos emprendimientos con éxito.

La empresa argentina que brilla y no para de crecer

By 4padmin on septiembre 8, 2020 in Emprendimientos y Negocios

En esta nota quiero hablarles de una empresa argentina que se consolidó no solo como la empresa más valiosa del país, sino como la empresa más valiosa de todo el continente.

Muchos de ustedes ya sabrán que me estoy refiriendo a Mercado Libre, la compañía de comercio electrónico que fundó Marcos Galperín el 2 de agosto de 1999.

Aquel día él y otras ocho personas se reunieron en una cochera en Saavedra, Buenos Aires, para lanzar el sitio mercadolibre.com para unos pocos usuarios. En esta foto que publicó Galperín en Twitter hace tres semanas coincidiendo con el aniversario de la fundación de Mercado Libre podés ver al equipo fundador en la improvisada oficina que establecieron en la cochera.

En los 21 años que transcurrieron desde su fundación, Mercado Libre pasó de ser una pequeña empresa en la que se juntaron nueve amigos a ser la mayor compañía de América Latina, con unos ingresos anuales de 2.300 millones de dólares y una valuación de 60 mil millones de dólares.

Fijate que Mercado Libre alcanzó una valuación en bolsa superior a la del gigante petrolero Petrobras, algo que nadie hubiera imaginado en agosto de 2007, cuando comenzó a cotizar en bolsa.

Desde entonces su progresión fue imparable hasta que las acciones alcanzaron este mes un máximo histórico por encima de 1.200 dólares por acción.

 

El líder del mercado en América Latina

En la actualidad Mercado Libre opera en 18 países y en 2019 Argentina apenas supuso el 19,9 por ciento de las ventas totales de la empresa, siendo Brasil su mercado más importante con el 63,6 por ciento de las ventas.

Desde su fundación Mercado Libre se orientó internacionalmente y antes de su primer año ya operaba en los principales mercados de América Latina. Esta temprana orientación internacional le permitió a Mercado Libre alcanzar el liderazgo en el comercio electrónico de América Latina, ocupando el primer puesto en los sitios de comercio de los principales países de la región como podés ver en esta imagen.

Este liderazgo en el continente hace que Mercado Libre sea el séptimo sitio de comercio electrónico más visitado del mundo, solo por detrás de gigantes como Amazon, Alibaba, WalMart o eBay.

Aunque Amazon está intentando entrar al mercado latinoamericano, principalmente en Brasil y México, Mercado Libre consiguió mantener su liderazgo en ambos mercados.

En declaraciones a El Cronista el vicepresidente de Mercado Libre Sean Summers dijo:

“Tenemos casi cinco años compitiendo con ellos y es el periodo en que mejor le ha ido a Mercado Libre. Aun con todo el poderío de Amazon en México y su presencia en Brasil, somos líderes de ambos mercados”

Brasil y México representan las tres cuartas partes del negocio de Mercado Libre. Para proteger su cuota de mercado en estas dos geografías Mercado Libre está concentrando sus inversiones en estos dos países, sobre todo en Brasil donde el año pasado la compañía anunció una inversión de 750 millones de dólares para mejorar sus servicios financieros y logísticos

 

Una máquina de generar dinero

Ya vimos que Mercado Libre es el líder indiscutible del comercio electrónico en el continente, pero… ¿cómo gana dinero?

En un principio Mercado Libre se centró en crear una plataforma donde compradores y vendedores de todo el continente pudieran realizar transacciones comerciales, llevándose Mercado Libre una comisión por la intermediación.

Sin embargo, a medida que la plataforma creció la empresa vio más oportunidades en otros segmentos del comercio electrónico. Para ello creó negocios subsidiarios como:

  • Mercado Pago: es un servicio de pagos gracias al que inclusive las personas sin acceso a una tarjeta de crédito pueden acceder al comercio electrónico pagando en tiendas físicas adheridas a Mercado Pago. Esta fue una de las claves del éxito de Mercado Libre ya que el porcentaje de población con plásticos es mucho menor en América Latina que en otras partes del mundo como Norteamérica o Europa.
  • Mercado Envíos: la subsidiaria de Mercado Libre dedicada al transporte de mercancías.
  • Mercado Crédito: el brazo financiero de Mercado Libre que proporciona financiamiento para las compras en su plataforma, potenciando así el flujo de transacciones.
  • Mercado Libre Publicidad: Mercado Libre también ingresa dinero por promocionar a los vendedores o productos que lo soliciten y estén dispuestos a pagar por ello.
  • Mercado Shops: una plataforma para que pequeños los retailers puedan crear su propia tienda online fácilmente.

Con esta variedad de subsidiarias Mercado Libre no solo consiguió potenciar sus ganancias, también creó un ecosistema integral de comercio electrónico que fideliza a los clientes y maximiza el número de transacciones en su plataforma, maximizando por tanto el volumen de negocio de la compañía.

 

Mercado Libre despega

Gracias al liderazgo en el continente y a su exitoso modelo de negocio los ingresos de Mercado Libre no pararon de crecer año tras año.

Si te fijas en el siguiente gráfico desde que Mercado Libre salió a cotizar en bolsa, trimestre tras trimestre la cifra de ingresos no dejó de crecer.

El segundo trimestre de 2020 fue particularmente positivo para la compañía en términos de facturación, al alcanzar unas ventas de 878 millones de dólares, algo que no había conseguido nunca antes desde su fundación. Esta facturación supuso un incremento de 61 por ciento respecto al trimestre anterior cuando ingresó 545 millones de dólares

Detrás de este fuerte incremento en la facturación estuvo el impacto del coronavirus, que favoreció el comercio electrónico en todo el mundo debido a las restricciones al movimiento de la población.

Además de en la facturación, esto se tradujo en las ganancias y es que Mercado Libre registró la mayores ganancias trimestrales de su historia en el segundo trimestre de 2020 al obtener un beneficio neto de 56 millones de dólares.

Con los excelentes resultados del último trimestre Mercado Libre pone fin a cuatro trimestres de pérdidas debido a que en 2019 los costos de la compañía se incrementaron de 766 millones en 2018 a 1.255 millones de dólares el año pasado, debido principalmente a las fuertes inversiones que hizo la compañía para continuar con su expansión por todo el continente y proteger sus mercados más importantes, como te comenté anteriormente respecto a las inversiones en Brasil y México.

Dentro de estas inversiones destacaron los incrementos en el gasto en desarrollo de producto y tecnología (de 146 a 224 millones), marketing (de 482 a 834 millones) y administración (de 138 a 197 millones).

El incremento en los ingresos y en los beneficios propició que las acciones de Mercado Libre multiplicaran su valor por tres en el último año y medio, pasando de 400 dólares a 1.200 dólares por acción.

 

¿Qué potencial tiene Mercado Libre en bolsa?

Aunque Mercado Libre subió mucho en bolsa en los últimos meses, pienso que podría subir aún más en el futuro. Para ello se tendrían que dar dos condicionantes.

Por un lado Mercado Libre debería ser capaz de mantener el liderazgo que ejerce en el comercio electrónico en América Latina. Si bien es probable que algunos de los gigantes del e-commerce como Amazon o Alibaba aumenten sus esfuerzos por entrar en el mercado latino, no lo tendrán fácil ante el dominio que ejerce Mercado Libre en todas las geografías del continente. Algo que consiguió gracias al ecosistema de servicios que ofrece y a la fidelización de la marca en el continente.

El segundo condicionante tiene que ver con el auge del comercio electrónico en América Latina.

Mientras que en Estados Unidos el 12 por ciento de las transacciones comerciales se realizan por internet, en América Latina este porcentaje cae hasta el 4 por ciento.

Casualidad o no hace 10 años en Estados Unidos el 4 por ciento de las transacciones comerciales se realizaban por internet, por lo que podemos inferir que América Latina lleva una década de retraso respecto a Norteamérica en comercio electrónico.

Es previsible que en la próxima década América Latina adopté el comercio electrónico como sucedió en otras regiones del planeta tecnológicamente más avanzadas como Norteamérica o Europa Occidental, aunque esta adopción podría acelerarse si la pandemia del coronavirus tarda varios años en resolverse, limitando la libertad de movimientos de los consumidores.

En los últimos 10 años las acciones de Amazon multiplicaron su valor por 20 gracias a su posición dominante en el mercado y a la implantación del comercio electrónico en las principales economías del planeta.

Si Mercado Libre es capaz de mantener su liderazgo en América Latina y si en la región se produce un proceso de implantación del e-commerce similar al que se produjo en otras zonas del mundo, Mercado Libre podría replicar el éxito que tuvo Amazon en los últimos años en bolsa.

 

¿Cómo participar en el crecimiento de Mercado Libre?

Si finalmente te decidís por invertir en Mercado Libre, tenés que saber que para comprar acciones de Mercado Libre tenés dos opciones principalmente.

Por un lado podés abrir una cuenta en bróker exterior que te permita comprar acciones que coticen en la Bolsa de Estados Unidos.

Existen muchas opciones al respecto. Los brokers más utilizados son TD Ameritrade, Interactive Brokers y E-Trade, pero hay muchos más. Para empezar a operar necesitas rellenar un formulario con tus datos personales, enviar una copia digital de tu documento de identidad y transferir fondos desde tu cuenta local a tu cuenta en el bróker online del exterior.

Una vez tengas tu cuenta operativa, podrás comprar acciones de Mercado Libre que cotizan en el Nasdaq con el ticker MELI, consiguiendo así una participación directa en el capital de la empresa.

Otra opción para invertir en Mercado Libre es hacerlo a través de CEDEARS. Como probablemente ya sepas los CEDEARS son certificados de depósito de acciones que cotizan en mercados exteriores. Estos certificados cotizan en la Bolsa de Buenos Aires y al comprarlos estamos adquiriendo de manera indirecta una participación en el capital de la empresa en la que queramos invertir.

El CEDEAR de Mercado Libre cotiza en la BCBA con el ticker MELI a un precio aproximado de 80 mil pesos. Para poder adquirirlos solo tenés que abrir una cuenta en un bróker local.

¿Cómo invertir en acciones argentinas y no morir en el intento?

By 4padmin on agosto 24, 2020 in Inversiones Financieras

En esta nota quiero hablarles de la estrategia de inversión que mejores resultados dio históricamente.

Esta estrategia no requiere elevados conocimientos de trading ni complejos algoritmos matemáticos. Nada de eso… En realidad es una estrategia extremadamente sencilla de implementar que vos podrías implementar con facilidad.

Pero esta estrategia cuenta con dos grandes inconvenientes…

El primero es que no se puede implementar en todos los mercados financieros. Si bien esta estrategia dio excelentes resultados en la bolsa de Estados Unidos, en la bolsa argentina esta estrategia no sirve. Te explicaré por qué más adelante…

El segundo inconveniente es que requiere un elevado grado de paciencia y disciplina, algo que no todos los inversores poseen.

Verás, la estrategia que mejores resultados dio históricamente consiste, básicamente, en comprar acciones y no hacer nada durante años.

Así de sencillo.

El premio Nobel de economía Paul Samuelson lo explicó muy bien cuando dijo que “invertir debería ser como mirar la pintura secarse o ver la hierba crecer”.

 

La estrategia que recomiendan los grandes inversores

Otra persona que recomienda la paciencia a la hora de invertir es el legendario inversor Warren Buffett.

Cuando al Oráculo de Omaha le preguntaron por el horizonte temporal que contempla para la inversión en bolsa, él contestó: “Si no estás dispuesto a poseer una acción durante 10 años, es mejor que no te plantees poseerla ni por 10 minutos”.

Para Warren Buffett la bolsa es una excelente inversión a largo plazo ya que refleja mejor que ningún otro instrumento de inversión el crecimiento económico de largo plazo que se dio en las principales economías del planeta durante las últimas décadas.

A corto plazo es prácticamente imposible predecir de manera consistente qué harán los mercados, pero en el largo plazo la bolsa demostró ser sin dudas una excelente opción para invertir nuestro patrimonio.

La gran mayoría de los inversores que más éxito tuvieron en el mundo de las finanzas coinciden en que si no eres un inversor profesional con un enorme conocimiento y acceso a fuentes de información superiores, la estrategia de inversión más exitosa en el largo plazo es invertir de forma diversificada y mantener esta inversión durante un largo periodo de tiempo reinvirtiendo los dividendos que cobraste.

En teoría esta estrategia es sencilla de implementar, pero pensá en la disciplina que supone ver los mercados caer y no vender tus acciones víctima del pánico y en la paciencia que requiere no vender unas inversiones durante años.

La verdad es que en la práctica esto no es tan fácil como parece.

Además esta estrategia de comprar y mantener no funciona en todos los mercados como te adelanté antes, ya que el ingrediente necesario para su éxito además de la disciplina y la paciencia por parte del inversor, es invertir en un mercado que mantenga una tendencia alcista de largo plazo.

 

Esta estrategia no sirve en la bolsa argentina

Mientras que los principales mercados bursátiles del planeta trazaron una trayectoria ascendente más o menos constante en las últimas décadas, el Merval se desempeñó de manera errática víctima de la inestabilidad económica que sufre nuestro país desde hace un largo tiempo.

Para evidenciar esta diferencia entre la bolsa argentina y la bolsa de Estados Unidos fijate por ejemplo en el Standard & Poor’s 500, el índice que engloba a las 500 mayores empresas de la Bolsa de Estados Unidos.

Como podés ver en el gráfico la bolsa de Estados Unidos mantuvo una tendencia al alza de largo plazo. Es cierto que hubo momentos de importantes caídas como en los años 70, principios de la primera década del siglo XXI o durante la crisis de 2008. Pero luego de estas caídas Wall Street siempre se recuperó y mantuvo su dinámica alcista.

Por el contrario mira la evolución del Merval el dólares y ajustado a la inflación…

Como podés ver durante los últimos 24 años el Merval pareció no ir a ninguna parte, moviéndose de manera lateral con fuertes vaivenes como si fuera una montaña rusa.

El Merval, además de dar una rentabilidad real negativa en estas últimas dos décadas -pasando de 990 USD en 1996 a 330USD en la actualidad- demostró ser una inversión de alto riesgo, con repentinas subas y bajas que destruyeron patrimonios en cuestión de semanas.

Lamentablemente la estrategia que maximiza las ganancias en el largo plazo no funciona en la bolsa de nuestro país, y es que no se dan las condiciones económicas y políticas para que se produzca un crecimiento de largo plazo que se traduzca en subas sostenidas en la bolsa.

 

Una inversión para hacer trading

¿Significa esto que debes evitar a toda costa invertir en el Merval?

No. Ganar dinero invirtiendo en el Merval es posible pero solo haciendo trading. Es decir, comprando y vendiendo anticipándote a los movimientos del mercado.

Si en cualquier otro país ya resulta muy difícil adivinar qué hará el mercado en el corto plazo, en un entorno tan variable e inestable como es la Argentina esto es casi imposible.

Si querés invertir en el Merval tenés que ser consciente de que esto requerirá una enorme cantidad de tiempo y energía, algo que probablemente no tengas si no te dedicas profesionalmente al mundo de las finanzas.

No podrás implementar la de comprar y mantener que tan buenos resultados dio históricamente y que tan conveniente resulta para los inversores no profesionales que no quieren vivir pendientes de los mercados cada día.

Si aun así decidís asumir el riesgo e invertir en el Merval, seguro te preguntarás si pienso que este es un buen momento para invertir.

Sinceramente no lo sé.

Por un lado, si nos fijamos en la trayectoria del Mercal en las últimas décadas este sí puede ser un buen momento para entrar ya que estamos en los mínimos del rango lateral.

Si comparamos la crisis actual con la crisis del año 2001, tras una caída del 80 por ciento desde el máximo de 2017 el Merval podría estar ahora en su momento más bajo y por tanto más propicio para comprar.

Pero, ¿podemos dar por terminada la crisis actual?

Hasta que las vacunas se administren a toda la población, y esto suponiendo que se pueda desarrollar y distribuir una vacuna eficaz, según la mayoría de expertos pasará cerca de un año.

Y con la vacuna no terminarán todos los problemas económicos: hasta que los hábitos de consumo vuelvan a la normalidad, tendrá que pasar aún más tiempo.

¿Cómo sobrevivirá la economía argentina a más de un año de depresión económica y cómo impactará esto en el Merval?

Esta pregunta es prácticamente imposible de responder, y esto supone un riesgo que no podés ignorar si decidís invertir en la bolsa de nuestro país.

Lo más prudente en mi opinión es no apostarlo todo en este momento al Merval. Lo más inteligente es invertir una parte de tu patrimonio destinado a inversiones locales y guardar el resto en inversiones que mantengan su valor en el tiempo como el dólar o el oro.

Si se produce el escenario alcista y la bolsa recupera desde este nivel, entonces estarás en una buena posición para conseguir ganancias ya que invertiste una parte de tu capital en la parte baja del ciclo económico.

Pero si se produce el escenario bajista y la crisis continúa, arrastrando a la baja al Merval, entonces dispondrás de liquidez para comprar más acciones y promedias a la baja el costo de tus inversiones.

Sea cual sea tu decisión, mi recomendación personal es que minimices la exposición de tus inversiones a la bolsa argentina y priorices la estrategia de comprar y mantener en mercados bursátiles exteriores como el de Estados Unidos.

En el largo plazo esta alternativa te dará mejores resultados y dormirás más tranquilo, sin tener que estar pendiente del carrusel que supone la bolsa de nuestro país con fuertes subas y bajas.

Las tres grandes amenazas para la economía mundial

By 4padmin on agosto 14, 2020 in Economía & Política

Ray Dalio no es un inversor corriente. Nacido en una familia de clase media, Dalio comenzó su carrera cuando era un adolescente gracias a su trabajo de caddie en uno de los principales clubes de golf de Nueva York.

Allí recibió sus primeros consejos de bolsa de grandes ejecutivos de Wall Street. Gracias a su éxito invirtiendo pudo costear sus estudios en Harvard y conseguir un trabajo en Wall Street tras egresarse en la legendaria universidad.

Con 26 años fundó su firma de inversiones Bridgewater Associates en la tranquila ciudad de Westport, en Connecticut.

Gracias a sus excelentes análisis macroeconómicos aplicados a las inversiones y a su buen ojo para seleccionar activos financieros, desde la fundación de su firma hace más de 40 años consiguió una rentabilidad promedio anual del 12 por ciento, lo que le convirtió en uno de los gestores más exitosos del mundo.

Sin embargo, lo más meritorio es que en todos estos años solo tuvo pérdidas en 4 años y estas pérdidas en promedio fueron de menos del 3 por ciento. Inclusive en años en los que el mercado cayó más de un 30 por ciento, Dalio consiguió limitar sus pérdidas a menos del 5 por ciento.

Es decir, Ray Dalio obtuvo altas rentabilidades con bajo riesgo; algo muy difícil de conseguir…

En la actualidad Bridgewater Associates gestiona activos por un valor total de 138 mil millones de dólares y la fortuna personal de Dalio asciende a 19 mil millones de dólares.

Ahora, Ray Dalio hace una predicción que tenés que escuchar ya que anticipa 3 amenazas que cambiarán radicalmente a la economía mundial y que dejarán grandes ganadores y grandes perdedores.

La primera gran amenaza que acecha a la economía mundial son las importantes tensiones dentro de los países debido a la desigualdad en la distribución de la riqueza.

En las últimas semanas pudimos observar cómo mientras la economía real sufre enormemente las consecuencias del coronavirus, la bolsa de Estados Unidos regresó a sus máximos históricos.

Un buen ejemplo de esto fue esta imagen que se viralizó en Internet de Jim Cramer, el popular presentador del canal de noticias financieras CNBC. En ella hay dos titulares: al fondo una pantalla dice que el Dow Jones tuvo su mejor semana desde 1938; en el plano inferior hay un título que dice que más de 16 millones de americanos perdieron su empleo en tres semanas.

Esta discordancia entre la economía real de la que dependen millones de trabajadores, y los mercados financieros propicia una importante desigualdad en la riqueza de los ciudadanos que dará lugar a importantes tensiones políticas dentro de los países según Dalio.

Esta tendencia no es nueva, aunque se podría disparar con la crisis económica que desencadenó la pandemia del coronavirus.

Verás, los avances tecnológicos dispararon el crecimiento económico y también los beneficios de las grandes empresas, sin embargo muchos empleos fueron sustituidos por procesos automatizados, lo que provocó que millones de personas perdieran sus puestos de trabajo en los últimos años.

Esto provocó un aumento de la desigualdad entre los propietarios de capital y los trabajadores que perdieron sus empleos o vieron como sus salarios reales se quedaron estancados debido a la mayor competencia en el mercado laboral.

Así, en Estados Unidos las rentas del 10% más rico de la población se incrementaron entre 1979 y 2018 en un 37,6%. Sin embargo, las rentas del 10% más pobre apenas se incrementaron en cuatro décadas en un 1,6%.

Esta tendencia a la desigualdad no es un fenómeno que se esté produciendo en Estados Unidos; en realidad se está produciendo en todo el hemisferio occidental.

El resultado de la desigualdad es la polarización política y el auge del populismo, que puede ser de izquierdas (como en el caso del Kirchnerismo o del Chavismo) o de derechas (como en el caso del Brexit o de Trump).

La segunda gran amenaza para la economía mundial son las tensiones geopolíticas por el surgimiento de una nueva potencial mundial: China.

Si bien la economía de Estados Unidos sigue siendo una economía próspera y dinámica, el elevado déficit comercial que contrajo el país del Norte y que financió con miles de millones de deuda supone el mayor talón de Aquiles para la primera potencia mundial.

En el siguiente gráfico podés ver como Estados Unidos pasó de un ligero superávit comercial en los años 70 a un gigantesco y persistente déficit comercial durante las últimas décadas.

El país más beneficiado fue China, que alcanzó el estatus de principal país exportador del planeta, desbancando recientemente a Estados Unidos.

Gracias a sus exportaciones, China se está enriqueciendo rápidamente. Esto queda evidenciado en las reservas de su banco central, que son las mayores del mundo con más de 3 billones de dólares.

La reacción de Estados Unidos ante la amenaza que esto supone a su hegemonía mundial  se traduce en proteccionismo comercial así como en tensiones geopolíticas.

Desde el comienzo de su mandato en 2017, en política exterior Trump convirtió a China en su principal enemigo y por ello le impuso al gigante asiático aranceles por miles de millones de dólares.

Es improbable que estas tensiones disminuyan en el futuro. Por el contrario, es previsible que aumenten a medida que Estados Unidos vea más amenazado su estatus de primera potencia mundial.

Esta guerra comercial en realidad tiene ramificaciones en muchas otras áreas, como la tecnológica, la sanitaria y la militar. Para Ray Dalio, el auge de un conflicto entre las dos principales potencias del planeta supone una grave amenaza para la economía mundial.

Por último, la tercera gran amenaza que acecha a la economía mundial son las políticas monetarias que implementaron los grandes bancos centrales del mundo.

La primera política monetaria a la que recurren los bancos centrales, y también la más tradicional y ortodoxa, es bajar las tasas de interés.

Verás, al bajar estas tasas de interés el costo tanto de asumir nuevas deudas como de las deudas existentes baja.

Esto sirve de ayuda a los consumidores, empresas y estados en momentos de crisis económica, que ven como su situación económica se ha visto gravemente dañada por la crisis.

Si te fijas en el siguiente gráfico podés ver cómo durante las últimas cuatro décadas la Reserva Federal recurrió a esta política de bajar las tasas de interés para mantener la prosperidad económica aún en momentos de recesión.

Sin embargo, con cada nueva crisis las tasas de interés bajaron más y más hasta el punto de que en la actualidad estas tasas de interés en Estados Unidos están en el cero por ciento.

La Fed no fue el único gran banco central que recurrió a esta política para generar crecimiento económico. Otros bancos centrales como el Banco Central Europeo, el Banco de Japón o el Banco de Inglaterra también establecieron tasas de interés en cero por ciento durante los últimos años.

Sin embargo, llegados a la actual situación en la que las tasas de interés son de cero por ciento… ¿Qué más pueden hacer los bancos centrales para estimular a la economía?

Acá entra la necesidad de adoptar políticas monetarias menos ortodoxas: imprimir dinero y comprar activos financieros.

La primera vez que se recurrió a esta política monetaria fue tras la crisis económica de 2008.

En el siguiente gráfico podés observar como a principios de 2009 el balance de la Fed pasó 800 mil millones de dólares, a más de dos billones de dólares. En los años siguientes el balance de la Reserva Federal siguió incrementándose hasta los 4,5 billones de dólares.

Pero, ¿qué hizo la Fed con esta enorme cantidad de dinero? Comprar activos financieros, principalmente bonos del Tesoro de los Estados Unidos pero también bonos corporativos.

Esta masiva inyección de dinero sirvió para estimular a la economía gracias a los estímulos fiscales que pudo implementar el Gobierno de los Estados Unidos y al financiamiento más abundante y barato al que pudieron acceder las empresas.

En la actualidad, tras el estallido de la nueva crisis económica debido a la expansión del coronavirus, los bancos centrales fueron un paso más allá y se dedicaron a imprimir más dinero, incrementando la capacidad de endeudamiento de la economía mundial.

Según un informe que publicó recientemente el Instituto Internacional de Finanzas, la deuda global alcanzó en el primer trimestre del año 258 billones de dólares, lo que equivale al 331 por ciento del PBI mundial.

Y este organismo espera que la deuda siga creciendo durante los próximos años debido al accionar de los bancos centrales. Y es que los bancos centrales están dispuestos a lo que sea con tal de evitar que la economía mundial caiga en una depresión de la que no se pueda salir. Sin embargo, el remedio podría ser peor que la enfermedad.

Ray Dalio lo expresa así:

“Las depresiones económicas no perduran en el tiempo, porque de una manera u otra –y lo estamos viendo hoy- la impresión de dinero termina con ellas. Sin embargo, el valor del dinero sí puede reducirse permanentemente”

Un fenómeno que los ahorradores argentinos sufrimos durante décadas como es la inflación y la pérdida de valor del dinero se podría producir en el resto del mundo debido a las políticas monetarias que implementaron los principales bancos centrales.

Este proceso no es en absoluto algo extraordinario a nivel histórico. En realidad es la continuación de lo que sucedió el 15 de agosto de 1971, cuando el Presidente de los Estados Unidos Richard Nixon anunció la desvinculación del dólar del patrón oro.

Hasta aquel momento, cada dólar estaba respaldado por una cantidad de oro almacenado por la Reserva Federal. Sin embargo, a partir de aquella decisión el dólar pasó de estar sostenido por el oro a ser una moneda fiduciaria, que como su nombre indica está sostenida por la fe de los agentes económicos en el dólar como depósito de valor.

Sin embargo, esta fe podría destruirse ante la impresión masiva de dólares que efectuó la Reserva Federal.

Los días del dólar como el activo financiero por excelencia para preservar el valor de nuestros patrimonios podrían estar contados.

Para Ray Dalio y otros grandes inversores, aparecerán tensiones inflacionarias que podrían destruir el valor de las monedas.

En las grandes economías los inversores consideran al efectivo como el activo con menos riesgo. Sin embargo, esto podría no ser así y permanecer en efectivo podría suponer un riesgo mayor al de cualquier otra inversión.

En este contexto, los inversores argentinos contamos con la ventaja que nos aportaron los años de experiencia desenvolviéndonos en un entorno peligroso e inflacionario. Ahora, podríamos ver la argentinización de la economía mundial…

Ante esta situación en la que el dólar no podría ser un activo tan seguro como pensamos, es necesario tener en nuestros portafolios inversiones de protección de nuestro patrimonio como por ejemplo el oro o el Bitcoin.

En el episodio 127 del FedeTessoShow te conté como Eduardo Elsztain, uno de los inversores más exitosos de nuestro país, realizó una fuerte apuesta por la suba del oro.

Elsztain argumentó en una carta a inversores que su inversión por el oro se fundamentaba en el temor a que se produzca una elevada inflación a nivel mundial.

Elsztain no es el único que está apostando por el oro para proteger su patrimonio. Como podés ver en el siguiente gráfico, en lo que llevamos de año el oro se revalorizó más de un 30 por ciento.

Otro activo de protección frente a la inflación a nivel global son las criptomonedas, y más concretamente del Bitcoin.

Como te expliqué en los episodios anteriores del FedeTessoShow, la emisión de Bitcoins está limitada a 21 millones de unidades hasta el año 2140.

La garantía de que nadie podrá aumentar la emisión de Bitcoins a su antojo como si sucede con las monedas fiduciarias convierte a esta criptomoneda en una garantía de conservación del valor.

Para terminar, quiero compartirte unas palabras de Ray Dalio que me parecieron muy importantes y que resumen lo que te conté en esta nota:

“Severas recesiones económicas con elevadas diferencias de riqueza, alto endeudamiento y políticas monetarias inefectivas son una combinación que lleva a conflictos significativos y a cambios revolucionarios dentro de los países”.

Si uno de los mejores inversores del planeta se muestra tan pesimista sobre el futuro, quizás sea una buena idea que inviertas una parte de tu patrimonio en activos de protección como el oro o las criptomonedas.

Por qué invertir en criptomonedas y cómo hacerlo

By 4padmin on agosto 7, 2020 in Invertir con Éxito

Como ya sabes, la criptomoneda más conocida es el Bitcoin.

Es la más popular y tiene la mayor valuación de mercado, pero no es la única. Según el sitio web Yahoo Finance, en la actualidad existen aproximadamente 5.400 criptomonedas con una valuación total de más de 200 mil millones de dólares.

Si bien conocer a todas estas criptomonedas es una tarea casi imposible y te diría que innecesaria, SI es una muy buena idea conocer cuales son las criptomonedas mas populares y cómo funcionan.

Las dos criptomonedas mas utilizadas, ademas del Bitcoin, son dos criptomonedas con características diametralmente opuestas, que en conjunción con el Bitcoin nos dan una buena idea de las alternativas que ofrece el mundo de las criptomonedas

Detrás Bitcoin, la criptomoneda más utilizada es Ethereum.

Ethereum fue creada a finales de 2013 por un informático canadiense de origen ruso de apenas 19 años llamado Vitalik Buterin.

Buterin planteó la necesidad de crear una criptomoneda con un lenguaje de programación que permitiera la creación de nuevas aplicaciones dentro de su estructura Blockchain.

Decenas de criptógrafos, matemáticos e informáticos se unieron al proyecto de Buterin y el 7 de agosto de 2015 se realizó la primera transacción de Ethereum cuando esta criptomoneda valía 2,77 dólares.

En la actualidad cada criptomoneda de Ethereum tiene un valor aproximado de 390 dólares y  el valor total de todas las criptomonedas de Ethereum hoy ascendía a 43 mil millones de dólares, lo que la convierte en la segunda criptomoneda más valiosa tras el Bitcoin.

Mientras que el Bitcoin se la considera como una criptomoneda relativamente conservadora, Ethereum tiene una aplicación más práctica orientada al desarrollo de innovaciones tecnológicas a partir de la tecnología Blockchain. Esto hace que muchos expertos en la materia consideren que Ethereum tiene un mayor potencial que el Bitcoin…

Por tanto, si tenés una mayor tolerancia al riesgo y ambicionas una rentabilidad explosiva, quizás Ethereum se adapte más a tu perfil que el Bitcoin.

En tercera posición respecto a valuación en la lista de criptomonedas se encuentra Tether.

Tether fue diseñada por Brock Pierce, Reeve Collins y Craig Sellars como una “stablecoin” ya que su precio está vinculado al valor de una moneda fiduciaria, en este caso el dólar.

Existen 10 mil millones de criptomonedas Tether. Estas criptomonedas están respaldada por Tether Limited, una compañía que afirma disponer de 10 mil millones de dólares en reservas que garantizan su valor.

A diferencia de Bitcoin o Ethereum, Tether no está concebida como una reserva de valor alternativa a las monedas fiduciarias sino como un medio de pago con las ventajas del Blockchain.

Aunque esto simplifica el funcionamiento y la valuación de esta criptomoneda y del resto de las “stablecoins”, al estar vinculadas al dólar o a cualquier moneda fiduciaria estas criptomonedas pierden el gran atractivo que tienen el resto de criptomonedas que sí cuentan con emisiones limitadas de acuerdo a su protocolo como sucede en el caso del Bitcoin, Ethereum y muchas otras.

Y este es un detalle importante, ya que hoy no solo la Argentina emite dinero en forma masiva, con el estallido de la pandemia del coronavirus esto se volvió universal.

Fijate en este gráfico cómo los principales bancos centrales del planeta implementaron una masiva expansión de sus bases monetarias, con la impresión de billones de dólares, euros, yenes y libras.

Se estima que para Estados Unidos y la Eurozona la impresión monetaria alcance el 45 y el 60 por ciento del PBI respectivamente, aunque en algunos casos como el de Japón esta impresión monetaria podría ser inclusive superior.

El resultado de esta masiva impresión monetaria podría ser una devaluación del valor de las principales monedas globales. De hecho, en las últimas semanas ya empezamos a ver cómo el dólar perdió valor frente a activos como el oro o el Bitcoin.

Ante este escenario en el que inclusive un “activo  seguro” como el dólar pierde valor, tenemos que estar atentos a las alternativas disponibles para proteger nuestros ahorros.

Y el Bitcoin y el resto de criptomonedas son una de estas alternativas de inversión.

¿Por qué las criptomonedas nos protegen frente a la inflación y la impresión monetaria masiva?

Porque al contrario de con las monedas fiduciarias como el peso o el dólar, la emisión de las criptomonedas está limitada.

En el caso del Bitcoin por ejemplo esta emisión está limitada a 21 millones de unidades hasta el año 2140, cuando se minará la última Bitcoin. En el caso de Ethereum la emisión anual está limitada de acuerdo a su protocolo al 4,5 por ciento de las unidades existentes.

Por esta razón y por todo su potencial tecnológico algunos de los mayores inversores del mundo ya están incorporando las criptomonedas a sus portafolios…

Paul Tudor Jones afirmó en una entrevista para la revista Forbes que está invirtiendo el 1 por ciento de su patrimonio en Bitcoin como protección frente a la posible inflación que podrían desencadenar con su accionar los bancos centrales.

Para Jones, el Bitcoin supera las 4 pruebas que él establece para determinar si un activo es una inversión de valor:

  1. Mantener el poder adquisitivo en periodos inflacionarios
  2. Confiabilidad en que la emisión no será artificialmente adulterada
  3. Liquidez a la hora de comerciar con él
  4. Y portabilidad para poder trasladarlo de un lugar a otro si una situación de emergencia lo requiriera

En una carta dirigida a los inversores en su fondo de cobertura Tudor Investment Corporation, que cuenta con un total de 7.800 millones de dólares bajo gestión, para Jones el Bitcoin hoy le recuerda el mismo papel que tuvo el oro en los años 70 cuando se produjo una fuerte crisis inflacionaria en los Estados Unidos.

Jones es uno de los inversores que mejor desempeño tuvo en momentos de crisis. De hecho, se hizo famoso al predecir el crash de la Bolsa de Nueva York de 1987 o la crisis japonesa de principios de los años 90.

Jones se convirtió en una celebridad en Wall Street gracias a que consiguió retornos positivos durante 28 años consecutivos, entre 1980 y 2008.

Para la comunidad inversora Paul Tudor Jones es el mayor gurú de la conservación del patrimonio, y ahora él está apostando por el Bitcoin para protegerse ante la fuerte inflación que podría suceder.

Pero Paul Tudor Jones no es el único inversor que se muestra optimista ante el desempeño del Bitcoin en el futuro.

El fondo de inversión en criptomonedas Grayscale Investments anunció que por primera vez consiguió captar más de mil millones de dólares en inversiones, procediendo la mayoría de estos fondos de grandes inversores.

Esto situó a Grayscale como el mayor fondo de inversión en criptomonedas del mundo.

El fondo fundado por Barry Silbert en 2015 incrementó sus posiciones en Bitcoin hasta las 400 mil unidades, lo que con los precios actuales sitúa la valuación de sus tenencias en más de 3 mil millones de dólares.

Con más de 500 millones de dólares de patrimonio, Barry Silbert es con 41 años uno de los mayores criptomillonarios del mundo. En su opinión, es cuestión de tiempo para que el Bitcoin sustituya a las monedas fiduciarias como reserva de valor.

¿Qué grandes inversores estén apostando por las criptomonedas significa que tenés que apostar toda tu cartera por estos activos financieros? No, en absoluto.

Las criptomonedas probablemente seguirán siendo un activo financiero altamente volátil por lo que no es recomendable que tengas una posición dominante en tu cartera en esta alternativa, sobre todo si sos un inversoer conservador o podrías necesitar este dinero en el corto plazo.

Pero tener una pequeña parte de tu cartera en criptomonedas sí puede ser una buena idea como mecanismo de protección si finalmente se produce alta inflación en las economías desarrolladas.

Ahora que ya sabes que las criptomonedas te protegen de la inflación y por qué algunas de las mentes más brillantes del mundo de las finanzas piensan que el futuro del sistema monetario mundial pasa por las criptomonedas, veamos entonces cómo podés comprar criptomonedas.

Hay dos formas de explicar esto.

Una forma es fácil, pero superficial.

Y otra forma es dificil, pero profunda y exhaustiva.

No se que opinan ustedes, si prefieren empezar por la dificil o la fácil. Pero, dado que el objetivo de esta serie de notas es ser lo mas didactico posible y mas que nada está orientada a personas que aún no han invertido en criptomonedas, vamos a empezar por la fácil.

Una vez entendida esta explicación, va a ser menos dificil entender la explicación dificil pero profunda.

Entonces, lo primero que tenemos que encontrar es una forma de comprar Bitcoins con la moneda local de nuestro país. En el caso de Argentina, con pesos argentinos, pero si vivis en España podes comprar bitcoins usando euros y  si vivis en México en pesos mexicanos.

Las empresas que hacen esto se llaman Wallets, carteras, billeteras o monederos. Son muchas palabras pero son todas sinónimos.

Te permiten transferir pesos desde tu cuenta bancaria, comprar Bitcoins y alojar los Bitcoins sin mayor dificultad. Y luego una vez que tenes los bitcoins alojados en la Wallet, los podes transferir a donde quieras e intercambiar con quien quieras.

En Argentina hay varias alternativas. En la Web Bitcoinario tenes un comparativo de las principales empresas que hay en la Argentina con el precio que te cobran cada dia para comprar y vender Bitcoins. Todas las alternativas mencionadas alli son buenas y podes elegir la que mas te guste.

Muchas de estas Wallets no te permiten comprar otras criptomonedas. En ese caso, una vez que compres los Bitcoins, lo recomendable es transferir los Bitcoins a otra empresa, en este caso llamadas Exchanges, que si te permiten comprar muchas otras criptomonedas.

Una de las mas conocidas y con mejor reputación es Binance.

Binance no te deja comprar Bitcoins con pesos Argentinos, pero si te permite coprar Bitcoins con pesos en algunas de las Wallets que te mencione antes y luego transferir los bitcoins o fracciones de esos bitcoins a Binance, y comprar criptos con esos Bitcoins.

Transferir los Bitcoins es bien fácil, tenes que abrir una cuenta en Binance, Binace te da un llave publica donde depositar los bitcoins y listo, introducis esa llave en tu wallet que usaste para comprar Bitcoins con pesos Argentinos y en pocos minutos los transferis. Esa llave publica es como un número de cuenta que tienen los bancos. Es simple y económico usarlo.

De esta forma, ya compraste Bitcoins, transferiste tus Bitcoins a Binance, el exchange de criptos mas grande del mundo, y podes comprar cientos de opciones diferentes de criptos de una forma muy fácil.

Quedan dos dudas sin responder respecto a como hacer esto.

La primera duda es como elegir y seleccionar las cryptos para comprar. El paso inicial es fácil, compras Bitcoins y listo. Pero, luego, como seguir?

Una opción es que estudies por tu cuenta, hay mucha información por internet. Pero eso te va a llevar tiempo y esfuerzo por supuesto.

La otra opción es que confies en la guia y consejos de los expertos. La empresa Inversor Global tiene dos servicios de recomendaciones de inversión de criptomonedas. Tienen un costo, pero una vez que te suscribis comensas a recibir recomendaciones de cuando comprar y cuando vender criptos y accedes a estudios y análisis de diferentes alternativas.

Esa es una muy buena opción y puede haber algunas mas en la Web. Pero si no le vas a dedicar tiempo, es clave que tengas alguien experto que te ayude a  seleccionar.

Y la segunda cuestion para responder es como guardar esos Bitcoins y criptos para tener seguridad todal. Porque hasta ahora la alternativa es que dejes esos Bitcoins y criptos en la Wallet o Exchange que usaste para comprarlas.

Pero esa opción puede ser buena para usar cuando comenzas y cuando no estás operando mucho dinero. Pero lo ideal es que vos mismo manejes las claves privadas y publicas de tus criptomonedas, para no depender de un tercero y aprovechar las ventajas del Blockchain al máximo.