Los competidores de Ethereum

By Federico Tessore on mayo 10, 2021 in Economía & Política, Inversiones Financieras, Invertir con Éxito

En las notas anteriores hablamos del Ethereum y además hablamos de los altos costos de transferencia que están experimentando las redes de Ethereum y Bitcoin y los problemas que eso está ocasionando.

En este gráfico podés ver como el precio del gas, que es como se denomina al ether consumido en el procesamiento de transacciones dentro de la Blockchain de Ethereum, llegó a multiplicarse hasta por 30 a partir de marzo del año pasado.

Esto  provocó que desarrolladores y emprendedores del mundo de las criptos empiecen a buscar una solución al problema y de esta forma empezaron a nacer nuevas monedas alternativas al Ethereum con costos de transacción más bajos.

Dos de estas iniciativas han destacado por encima de las demás y te las cuento a continuación.

 Binance Smart Chain (BSC)

La alternativa que mayor competencia le está haciendo a Ethereum es Binance Smart Chain, la red desarrollada por el mayor exchange del mundo: Binance.

Seguro que si invertís en criptomonedas oíste hablar de Binance, y quizás seas uno de sus usuarios ya que cuenta con más de 13 millones en todo el mundo.

Binance fue fundado por Changpeng Zhao, un ingeniero de sistemas nacido en China y educado en Canadá.

En 2017 Zhao fundó Binance, poniendo al alcance a millones de personas la inversión en criptomonedas, hasta entonces muy complicadas de comprar, y en abril de 2019 Binance lanzó Binance Smart Chain, su propia Blockchain descentralizada.

Mientras que Ethereum utiliza un protocolo “proof-of-work” (“prueba de trabajo” en español) que implica que para generarse cada nuevo bloque las computadoras que componen en la red resuelvan complicados problemas matemáticos, BSC utiliza un protocolo “proof-of-stake” (prueba de participación).

En el protocolo de “prueba de participación” los creadores de nuevos bloques son elegidos en función de su participación en la red, no de su potencia computacional. Y para crear nuevos bloques no se requiere potentes computadoras con altísimos costos energéticos, de ahí que los costos de transacción sean mucho más bajos.

Para que alguien pudiera hackear una red de “prueba de participación” necesitaría adquirir una participación mayoritaria comprando tokens de esa red.

Así el sistema “proof-of-stake” funciona con seguridad gracias a que la posibilidad de conseguir una participación mayoritaria en una red se reduce a medida que la red crece.

Fijate que el valor agregado de los tokens que componen la BSC llamados Binance Coin es de 100 mil millones de dólares.

Incluso en el caso de las redes más pequeñas una red de “prueba de participación” es segura y funciona porque nadie va a invertir su dinero en adquirir una participación mayoritaria en una red para luego destruirla pirateándola.

La principal ventaja del protocolo “proof-of-stake” es su bajo costo. Y es que según reportó el sitio web GetBlock mientras que una transacción promedio en la red de Ethereum cuesta 20 dólares, en la red de Binance cuesta 0,1 dólares.

Es decir, la Binance Smart Chain es 200 veces menos costosa que la red Ethereum.

Gracias a esto BSC le está plantando una dura competencia a Ethereum, algo que se reflejó en la valuación del token de red de Binance llamado Binance Coin y que cotiza con las siglas BNB.

Y es que en los tres últimos meses, el valor de BNB se multiplicó por 10. Un desempeño sensacional que le permitió consolidarse como la tercera criptomoneda más valiosa con una capitalización total de 100 mil millones de dólares.

Ahora veámos el segundo gran competidor del Ethereum.

Cardano

El segundo gran competidor que enfrenta Ethereum es Cardano.

Cardano fue lanzada en 2017 por Charles Hoskinson, uno de los cofundadores de Ethereum.

Gracias a su trabajo junto a Vitalik Buterin desarrollando Ethereum entre 2014 y 2016, Hoskinson conocía mejor que nadie las limitaciones que presentaba el algoritmo de Ethereum basado en “prueba de trabajo”.

Al igual que en el caso de Binance Smart Chain, Hoskinson construyó Cardano a partir del protocolo de “prueba de participación”.

De hecho, las ventajas de este nuevo algoritmo son tan evidentes que la nueva versión de Ethereum, que se prevé sea lanzada a mediados de este año, incorporará este protocolo de “prueba de participación”.

Gracias a este revolucionario algoritmo que Hoskinson implementó en Cardano, los costos por transacción en la red de Cardano son de apenas 20 centavos de dólar, 100 veces menos que los costos en la red de Ethereum o de Bitcoin.

Aunque aún no alcanzó el grado de descentralización que sí tienen Bitcoin y Ethereum, Cardano está en proceso de lograrlo gracias a una actualización que lanzaron recientemente y que permitirá a cualquier persona utilizar el código fuente de Cardano libremente para desarrollar sus propias aplicaciones.

La popularidad que alcanzó Cardano ante la suba en los costos de las redes Bitcoin y Ethereum se reflejó en el precio del token de Cardano, que multiplicó su valor por 10 entre noviembre y marzo.

Tanto subió la moneda de Cardano, que cotiza con el símbolo ADA, que llegó a ser la tercera mayor criptomoneda del mercado, solo por detrás de Bitcoin y Ethereum.

En la actualidad Cardano consolidó su suba y se sitúa en el puesto 7 con una capitalización total de 43 mil millones de dólares.

Cardano tan solo es uno de los cientos de proyectos en los que miles de desarrolladores están trabajando en todo el mundo.

El mundo de las criptomonedas avanza a la velocidad de la luz, es ultra dinámico, y hay que estar hiper actualizado si no queres perderte oportunidades.

Antes de despedirme, te pregunto, invertiste en algunas de estas monedas? Como te fue? Tenes alguna que te guste más que otra? Dejame abajo todos tus comentarios.

Espero que hayas disfrutado de este video y si te gustó no olvides compartirlo, ponerle me gusta y suscribirte al canal si no lo hiciste aún.

Te mando un fuerte abrazo y nos encontramos pronto nuevamente!

Fede

Doge: ¿oportunidad o meme?

By Federico Tessore on mayo 5, 2021 in Emprendimientos y Negocios, Inversiones Financieras, Invertir con Éxito

Hoy les quiero hablar de Dogecoin, o Doge como es más conocida.

En 2021 Doge fue una de las criptomonedas que mejor desempeño tuvo, con una rentabilidad del 7024 por ciento. Es decir, multiplicó su precio por 70 veces.

Una revalorización increíble que podés ver en este gráfico.

La semana pasada la criptomoneda Doge alcanzó por primera vez los 0,40 dólares por unidad, lo que supuso una valuación total de 60 mil millones de dólares, mayor que algunas compañías legendarias como Ford o Dow Chemical, compañías con más de 100 años de historia y con miles de empleados por todo el mundo.

Ahora todos se preguntan cómo una criptomoneda que originalmente fue creada como un meme pudo alcanzar una valuación tan alta.

Bueno, antes de responder a esta pregunta déjame contarte cómo se fundó Doge y qué es exactamente.

Qué es Doge

A finales de 2013 el precio del Bitcoin alcanzó mil dólares por primera vez en su corta historia, algo impensable apenas un año atrás cuando apenas cotizaba por un par de dólares.

Impresionado por el éxito de esta criptomoneda, Billy Markus, un programador de IBM de Portland, Estados Unidos, se propuso crear su propia criptomoneda. Para ello le pidió ayuda a Jackson Palmer, un ingeniero que entonces trabajaba en Adobe.

Markus y Palmer querían emular el éxito de Bitcoin, pero con un nombre e imagen que atrajeran a un público más joven. Así, se les ocurrió llamar a su criptomoneda Dogecoin y utilizar como logo la imagen de un perrito de la raza japonesa Shiba Inu.

Así, tras registrar el dominio dogecoin.com el 6 de diciembre de 2013 estos dos informáticos lanzaron Dogecoin por un precio de 0,00026 dólares.

Si tenés en cuenta que en la actualidad Doge cotiza por un precio de 0,3 dólares aproximadamente, la criptomoneda multiplicó su valor por 1.100 veces desde su lanzamiento.

Es decir, si hubieras invertido mil dólares en Dogecoin en diciembre de 2013 hoy esa inversión tendría un valor de 1,1 millones de dólares.

Durante los últimos 7 años Doge tuvo fuertes subas y bajas, pero fue en los últimos meses cuando más subió.

Pero, ¿cómo pudo, en menos de 4 meses, multiplicar su precio por 70 veces y alcanzar los 0,4 dólares por moneda?

Por qué subió tanto Doge

El 20 de diciembre Elon Musk, fundador de Tesla y uno de los hombres más ricos del planeta, publicó este inesperado tweet:

En cuestión de minutos la cotización de Dogecoin se disparó más de un 20 por ciento ante la interpretación de que Musk estaba anunciando que había invertido en la criptomoneda.

Desde entonces Elon Musk publicó varios tweets promocionando la criptomoneda, pero nunca aclaró si ha invertido en ella o si sus tweets en realidad son sarcásticos.

En cualquier caso gracias a la publicidad que le hizo Elon Musk muchos pequeños inversores que no conocían la criptomoneda decidieron apostar por ella en un momento en el que se está viviendo una fiebre inversora en varios activos financieros, entre los que destacan las criptomonedas.

Y es que en este último año se dieron dos condicionantes para esto fuera así: por un lado con el confinamiento por la pandemia del coronavirus las personas dedicaron más tiempo a actividades que se pueden hacer desde casa, como por ejemplo el trading.

Por otro lado, en algunos países como Estados Unidos los ciudadanos recibieron cheques del Gobierno para estimular la economía, y miles de personas gastaron esos cheques en invertir en el mercado financiero y en criptomonedas.

La combinación de una mayor actividad inversora por parte de los pequeños ahorristas y mayores fondos a su disposición, junto a la publicidad de una figura pública como Elon Musk, propiciaron la tormenta perfecta y una avalancha de dinero llegó a Dogecoin, disparando su precio.

 

¿Tiene valor real Dogecoin?

Ante la valuación de 60 mil millones de dólares que alcanzó Doge, muchos se preguntan ahora cuál es el valor real de la criptomoneda.

La mayoría de las personas afirman que su valor real es cero, ya que no tiene aplicaciones prácticas y fue concebida como un meme por dos ingenieros.

Pero hay una minoría que afirma que Doge sí podría tener un valor real…

El director de Global Macro Investors Raoul Pal afirmó recientemente que si bien Doge fue creado como un meme sin valor real, gracias a sus características en un futuro sí podría tener una utilidad real.

En la actualidad la Blockchain de Dogecoin tiene 680 nodos repartidos por todo el mundo, lo que la convierte a en una de las Blockchains con más nodos del mundo y por tanto más segura.

Otra ventaja que presenta la Blockchain de Dogecoin es que la velocidad de las transacciones que procesa es mayor que en otras Blockchains como las de Bitcoin o Ethereum.

Hay dos razones que explican esto.

En primer lugar porque la Blockchain de Doge no cuenta con tantos nodos como las de las dos grandes criptos, lo que acelera la velocidad y disminuye el consumo de energía de sus procesos.

En segundo lugar la Blockchain de Doge utiliza un programa criptográfico llamado Scrypt que permite un minado más rápido que el de otras Blockchains como las de Bitcoin o Ethereum.

El uso de Scrypt impide el uso del hardware ASIC específico para el minado de las grandes Blockchains como las de Bitcoin y Ethereum. Esto hace que los mineros tengan que recurrir a CPUs o GPUs convencionales que cualquiera puede adquirir, poniendo la minería de Dogecoin al alcance de cualquier persona con una computadora.

Quizás la Blockchain de Dogecoin pueda incorporar un equilibrio entre seguridad y velocidad, lo que hace que tenga el potencial de ser utilizada en el futuro para un propósito práctico como la transferencia de información o las transacciones financieras como indicó Raoul Pal.

Otro experto que cree que Doge podría tener un valor real es Sam Onigbanjo, socio fundador de Capital Markets Academy.

Según afirmó “Dogecoin está impulsado por eventos como el respaldo de famosos y la aceptación de grandes corporaciones, ambos al alza”.

Para este experto, si las empresas comienzan a aceptar Doge como medio de pago su utilidad quedará demostrada y esto repercutirá positivamente en el precio.

Indudablemente Doge podría seguir subiendo si se consiguen generar nuevos usos para la moneda y su Blockchain.

Sin embargo Doge presenta una clara desventaja respecto a Bitcoin: no sirve como depósito de valor ya que su emisión es ilimitada.

Como quizás ya sepas la emisión de Bitcoins está limitada a 21 millones, y esta cifra solo se alcanzará en el año 2140. La escasez, así como otros aspectos como su seguridad y facilidad para almacenar y transferir, hace que Bitcoin tenga un valor intrínseco por lo que es un medio válido para preservar riqueza.

Pero Doge no sirve para esto por su emisión ilimitada.

Aunque en un principio su emisión estaba limitada a 100 mil millones de monedas, en febrero de 2014 su fundador Jackson Palmer decidió eliminar este límite y permitir la creación ilimitada de nuevos Dogecoins.

El objetivo de Palmer al hacer esto era moderar la suba del precio de la moneda al restarle atractivo como reserva de valor. Pero paradójicamente logró todo lo contrario y hoy Doge es una de las criptos más valiosas del mundo.

La emisión de Dogecoin viene determinada por la minería en su Blockchain. Según su protocolo cada minuto se minan 10 mil nuevas Dogecoins que se reparten entre los mineros de su Blockchain en función de su participación.

En el caso de Bitcoin y otras criptomonedas con emisión limitada, con el paso del tiempo se reduce la creación de nuevas monedas.

Pero con Dogecoin esto no es así, y cada día se emiten 14,4 millones de nuevas Dogecoins de manera constante.

Todo el mundo puede minar Dogecoins, y es que al ser una Blockchain con menos capacidad y nodos que las de Bitcoin o Ethereum en realidad se pueden minar Dogecoins con una computadora normal.

En la actualidad Doge es una criptomoneda altamente especulativa, por lo que si decides operar con ella debes saber que el riesgo de perder todo tu capital es muy alto.

Por este motivo, mi recomendación es que solo inviertas en Doge dinero que te puedas permitir perder sin que esto no suponga un inconveniente para tus finanzas personales.

Espero que hayas disfrutado de esta nota y si te gustó no olvides compartirla.

Te mando un fuerte abrazo.

 

Cuándo comprar y vender Bitcoins

By Federico Tessore on abril 27, 2021 in Economía & Política, Inversiones Financieras, Invertir con Éxito

Hoy quiero hablar de la baja en el precio del bitcoin de los últimos 10 días que llego al 27%, con el precio bajando de un máximo de $66.000 a un mínimo de 48.000 ayer Domingo.

Hoy el bitcoin ya está rebotando y mientras escribía estas líneas estaba superando los $53.000 nuevamente.

Ante este escenario, muchos me preguntaron, ¿Es momento de vender mis bitcoins? ¿Y los que no tienen bitcoins se preguntan, es momento de comprar?

Lo primero que tengo para decirte es que estos subas y bajas en el precio son normales. Mira el siguiente cuadro que compara nuestra expectativa con la realidad:

Los subas y bajas son normales, se dan de una forma muy usual, de hecho, mira toda la cantidad de veces que hubo correcciones en los últimos diez años:

La ultima gran baja se dio cuando explotó el Covid en Estados Unidos, con una baja superior al 60%. Pero como vez en el siguiente gráfico, siempre que se da una suba importante, le sigue una baja temporal:

Entonces, lo primero que te quiero decir hoy es que el precio no es tan importante. No te asustes con estas bajas, son normales.

Lo que si es importante es que miremos como se comporta la demanda. Y este cuadro te muestra muy claramente porque es importante mirar la demanda.

La primera columna tiene el signo de dólares, la segunda el precio del bitcoin, la tercera nos muestra la cantidad de personas que usan bitcoins y la ultima te dice cuando se llego a cada una de las situaciones:

Fuente: Pantera capital

Como vez, se cumple una relación de 5 a 1 entre la cantidad de personas que usan el bitcoin y el precio. A fin del año pasado 100 millones de personas usaban Bitcoins, esto dividido por 5, te da el precio de fin de año.

El próximo umbral es que mil millones de personas usen bitcoin. Si esto se cumple, podemos pensar en un precio de 200.000 dólares por Bitcoin según esta relación.

De que esto se cumpla o no, depende de la demanda.

Por eso, hoy te quiero dejar 4 gráficos que muestran que la demanda esta cada vez mas firme.

Grafico 1: Los mineros no venden

Signo 1: Mineros

En este gráfico vemos que los mineros no están vendiendo los bitcoins que reciben cuando minan bitcoins. Y esto tiene una sola explicación, piensan que el precio del bitcoin va a estar mas alto en el futuro. Por eso se quedan con los bitcoins, se convierten en demandantes. Por lo tanto, la demanda aumenta.

Signo 2: ETF Canadá compra

Otra tendencia muy clara es lo que pasa con el ETF de Bitcoin de Canadá. En solo dos meses ya compro 1.000 millones de dólares en bitcoins, y no solo eso, solo durante dos días vendió bitcoins, como podes ver en las líneas verdes y rojas. Y por un monto insignificante. Y esto no solo es importante por este ETF, sino también por los muchos otros ETFs que están por salir. Esto es un importante driver de demanda.

Signo 3: Cada vez más entidades

En este cuadro podes ver las entidades netas que entran al mundo del bitcoin por día. Hoy alrededor de 50.000 entidades nuevas por día entran a este mundo. Cada vez mas personas compran sus primeros bitcoins e incrementan la demanda de esta criptomoneda.

Signo 4: Compras cada vez mas grandes

En el gráfico de abajo podemos ver el tamaño de cada billetera teniendo en cuenta los bitcoins que tienen. La línea lila muestra las billeteras que tienen entre 0.1 y 1 bitcoin, y como vez crece en forma constante durante los últimos años. Pero lo que llama la atención es la línea verdad, que muestra las billeteras que compran entre 100 y 1.000 bitcoins, y que se vuelve parabólica durante 2021. Estas billeteras muestran que las personas mas ricas del mundo y las instituciones están entrando al mundo del bitcoin cada

Por todo esto, es que a la hora de evaluar invertir en bitcoins, me gustaría dejarte las siguientes ideas:

  • Las subas y bajas son normales en este mercado.
  • Trata de nunca comprar en máximo y vender en mínimos
  • Por supuesto, lo ideal seria comprar en mínimos y vender en máximos
  • Yo nunca vendería y si compraría en forma parcial cada vez que baja
  • Si tenes 12.000 dólares para invertir, compra 1.000 por mes, promedias el precio de entrada.
  • Y apunta a largo plazo, si la demanda sigue aumentando, el precio no puede no subir.
  • Mira muy de cerca el número de usuarios de bitcoins, es decir, como se comporta la demanda.

Con esto cerramos. Te deseo un excelente día de inversiones,

Fede Tessore

Fundador

Inversor Global

 

Invertir para no vender nunca, ¿Cómo funciona eso?

By 4padmin on noviembre 13, 2020 in Invertir con Éxito

Hoy te quiero hablar de un tema que siempre sale cuando explico mi filosofía de inversión, es decir, mi forma de encarar las inversiones.

Y esta semana este tema salió nuevamente con la tremenda suba que tuvo el bitcoin, que al momento de escribir estas líneas superaba los 15.500 dólares, una suba del 15% semanal.

Varios amigos me preguntaban, “¿Es momento de vender”? y yo siempre contesto lo mismo, “No voy a vender nunca, este tipo de inversión es para tenerla décadas en la cartera”. Al igual que las acciones de Apple o Amazon que compre 11 años atrás, o las de Mercado Libre que compre 4 años atrás. Se tratan de inversiones que las compro “para toda la vida”.

Solo un suceso extraordinario me puede motivar la venta, por ejemplo, que descubramos que la tecnología del bitcoin no sirve o que Apple de muestras claras de que está acabada o algo por el estilo, desde el punto de vista de las inversiones. Pero, mientras la tesis principal que hace al bitcoin una gran tecnología o a Mercado Libre una gran empresa, no las pienso vender.

La pregunta que viene luego que digo eso es siempre la misma, “¿Entonces para que invertís? ¿Cuándo tomas las ganancias?”.

Y la respuesta es que invierto para armar un patrimonio.

Un patrimonio que por un lado me genere ingresos pasivos que me permitan mantener mi nivel de vida sin la necesidad de trabajar. Pero por otro lado, un patrimonio que me de la seguridad financiera y el respaldo suficiente para poder vivir como deseo y que se convierta en un seguro contra imprevistos. Y finalmente, invierto porque quiero armar un patrimonio que pueda quedar en mi familia muchas décadas, aún cuando yo no esté mas en vida.

Entonces, ¿a cuento tiempo invierto?

La realidad es que invierto a muchas décadas, no sólo las décadas que me quedan de vida, esperemos muchas…, sino también porque estoy hablando de un patrimonio que aún tenga vida cuando yo no este.

Por supuesto que además de estas inversiones, necesito tener dinero disponible para gastar en mi día a día, para irme de vacaciones, cambiar el auto o lo que sea. Bueno, este dinero está fuera de esta categoría de “inversiones para toda la vida”, y es dinero en efectivo o en inversiones de corto plazo que puedo usar en cualquier momento.

Entonces, lo que termino haciendo es dividendo mi cartera de inversiones de acuerdo a los objetivos de cada segmento. Y eso es lo que recomiendo hacer a todos los inversores.

Tal vez tengas el objetivo de mudarte dentro de 5 años. Entonces, podes destinar un segmento de tus ahorros a ese objetivo e invertir a 5 años. Y luego tengas otro segmento que sea dinero para usar en unas vacaciones dentro de un año. Entonces invertís ese segmento de acuerdo a ese objetivo.

Pero, mas allá de eso, te recomiendo tener una parte de tus ahorros en “inversiones de toda la vida”. No importa si es poco dinero o sin son pocas inversiones al principio, pero creo que invertir de esta manera te ayuda a tomarte el mundo de las inversiones de otra manera.

Primero, andas mas suelto por la vida…, no te interesa tanto si el precio de tu inversión sube o baja, mientras los fundamentos principales no cambien, no te importa el precio, si total invertís a varias décadas. Y segundo, te ayuda a pensar como un verdadero inversor, mirando a largo plazo, sacando el ruido de la coyuntura y tomando mejores decisiones.

¿Qué te parece esta estrategia? ¿Cuáles son tus objetivos y cómo los estas encarando? ¡Encantado de escuchar tu historia!

Te mando un abrazo grande, muchas gracias por tu tiempo y de deseo un excelente fin de semana,

Fede Tessore

Por qué invertir en criptomonedas y cómo hacerlo

By 4padmin on agosto 7, 2020 in Invertir con Éxito

Como ya sabes, la criptomoneda más conocida es el Bitcoin.

Es la más popular y tiene la mayor valuación de mercado, pero no es la única. Según el sitio web Yahoo Finance, en la actualidad existen aproximadamente 5.400 criptomonedas con una valuación total de más de 200 mil millones de dólares.

Si bien conocer a todas estas criptomonedas es una tarea casi imposible y te diría que innecesaria, SI es una muy buena idea conocer cuales son las criptomonedas mas populares y cómo funcionan.

Las dos criptomonedas mas utilizadas, ademas del Bitcoin, son dos criptomonedas con características diametralmente opuestas, que en conjunción con el Bitcoin nos dan una buena idea de las alternativas que ofrece el mundo de las criptomonedas

Detrás Bitcoin, la criptomoneda más utilizada es Ethereum.

Ethereum fue creada a finales de 2013 por un informático canadiense de origen ruso de apenas 19 años llamado Vitalik Buterin.

Buterin planteó la necesidad de crear una criptomoneda con un lenguaje de programación que permitiera la creación de nuevas aplicaciones dentro de su estructura Blockchain.

Decenas de criptógrafos, matemáticos e informáticos se unieron al proyecto de Buterin y el 7 de agosto de 2015 se realizó la primera transacción de Ethereum cuando esta criptomoneda valía 2,77 dólares.

En la actualidad cada criptomoneda de Ethereum tiene un valor aproximado de 390 dólares y  el valor total de todas las criptomonedas de Ethereum hoy ascendía a 43 mil millones de dólares, lo que la convierte en la segunda criptomoneda más valiosa tras el Bitcoin.

Mientras que el Bitcoin se la considera como una criptomoneda relativamente conservadora, Ethereum tiene una aplicación más práctica orientada al desarrollo de innovaciones tecnológicas a partir de la tecnología Blockchain. Esto hace que muchos expertos en la materia consideren que Ethereum tiene un mayor potencial que el Bitcoin…

Por tanto, si tenés una mayor tolerancia al riesgo y ambicionas una rentabilidad explosiva, quizás Ethereum se adapte más a tu perfil que el Bitcoin.

En tercera posición respecto a valuación en la lista de criptomonedas se encuentra Tether.

Tether fue diseñada por Brock Pierce, Reeve Collins y Craig Sellars como una “stablecoin” ya que su precio está vinculado al valor de una moneda fiduciaria, en este caso el dólar.

Existen 10 mil millones de criptomonedas Tether. Estas criptomonedas están respaldada por Tether Limited, una compañía que afirma disponer de 10 mil millones de dólares en reservas que garantizan su valor.

A diferencia de Bitcoin o Ethereum, Tether no está concebida como una reserva de valor alternativa a las monedas fiduciarias sino como un medio de pago con las ventajas del Blockchain.

Aunque esto simplifica el funcionamiento y la valuación de esta criptomoneda y del resto de las “stablecoins”, al estar vinculadas al dólar o a cualquier moneda fiduciaria estas criptomonedas pierden el gran atractivo que tienen el resto de criptomonedas que sí cuentan con emisiones limitadas de acuerdo a su protocolo como sucede en el caso del Bitcoin, Ethereum y muchas otras.

Y este es un detalle importante, ya que hoy no solo la Argentina emite dinero en forma masiva, con el estallido de la pandemia del coronavirus esto se volvió universal.

Fijate en este gráfico cómo los principales bancos centrales del planeta implementaron una masiva expansión de sus bases monetarias, con la impresión de billones de dólares, euros, yenes y libras.

Se estima que para Estados Unidos y la Eurozona la impresión monetaria alcance el 45 y el 60 por ciento del PBI respectivamente, aunque en algunos casos como el de Japón esta impresión monetaria podría ser inclusive superior.

El resultado de esta masiva impresión monetaria podría ser una devaluación del valor de las principales monedas globales. De hecho, en las últimas semanas ya empezamos a ver cómo el dólar perdió valor frente a activos como el oro o el Bitcoin.

Ante este escenario en el que inclusive un “activo  seguro” como el dólar pierde valor, tenemos que estar atentos a las alternativas disponibles para proteger nuestros ahorros.

Y el Bitcoin y el resto de criptomonedas son una de estas alternativas de inversión.

¿Por qué las criptomonedas nos protegen frente a la inflación y la impresión monetaria masiva?

Porque al contrario de con las monedas fiduciarias como el peso o el dólar, la emisión de las criptomonedas está limitada.

En el caso del Bitcoin por ejemplo esta emisión está limitada a 21 millones de unidades hasta el año 2140, cuando se minará la última Bitcoin. En el caso de Ethereum la emisión anual está limitada de acuerdo a su protocolo al 4,5 por ciento de las unidades existentes.

Por esta razón y por todo su potencial tecnológico algunos de los mayores inversores del mundo ya están incorporando las criptomonedas a sus portafolios…

Paul Tudor Jones afirmó en una entrevista para la revista Forbes que está invirtiendo el 1 por ciento de su patrimonio en Bitcoin como protección frente a la posible inflación que podrían desencadenar con su accionar los bancos centrales.

Para Jones, el Bitcoin supera las 4 pruebas que él establece para determinar si un activo es una inversión de valor:

  1. Mantener el poder adquisitivo en periodos inflacionarios
  2. Confiabilidad en que la emisión no será artificialmente adulterada
  3. Liquidez a la hora de comerciar con él
  4. Y portabilidad para poder trasladarlo de un lugar a otro si una situación de emergencia lo requiriera

En una carta dirigida a los inversores en su fondo de cobertura Tudor Investment Corporation, que cuenta con un total de 7.800 millones de dólares bajo gestión, para Jones el Bitcoin hoy le recuerda el mismo papel que tuvo el oro en los años 70 cuando se produjo una fuerte crisis inflacionaria en los Estados Unidos.

Jones es uno de los inversores que mejor desempeño tuvo en momentos de crisis. De hecho, se hizo famoso al predecir el crash de la Bolsa de Nueva York de 1987 o la crisis japonesa de principios de los años 90.

Jones se convirtió en una celebridad en Wall Street gracias a que consiguió retornos positivos durante 28 años consecutivos, entre 1980 y 2008.

Para la comunidad inversora Paul Tudor Jones es el mayor gurú de la conservación del patrimonio, y ahora él está apostando por el Bitcoin para protegerse ante la fuerte inflación que podría suceder.

Pero Paul Tudor Jones no es el único inversor que se muestra optimista ante el desempeño del Bitcoin en el futuro.

El fondo de inversión en criptomonedas Grayscale Investments anunció que por primera vez consiguió captar más de mil millones de dólares en inversiones, procediendo la mayoría de estos fondos de grandes inversores.

Esto situó a Grayscale como el mayor fondo de inversión en criptomonedas del mundo.

El fondo fundado por Barry Silbert en 2015 incrementó sus posiciones en Bitcoin hasta las 400 mil unidades, lo que con los precios actuales sitúa la valuación de sus tenencias en más de 3 mil millones de dólares.

Con más de 500 millones de dólares de patrimonio, Barry Silbert es con 41 años uno de los mayores criptomillonarios del mundo. En su opinión, es cuestión de tiempo para que el Bitcoin sustituya a las monedas fiduciarias como reserva de valor.

¿Qué grandes inversores estén apostando por las criptomonedas significa que tenés que apostar toda tu cartera por estos activos financieros? No, en absoluto.

Las criptomonedas probablemente seguirán siendo un activo financiero altamente volátil por lo que no es recomendable que tengas una posición dominante en tu cartera en esta alternativa, sobre todo si sos un inversoer conservador o podrías necesitar este dinero en el corto plazo.

Pero tener una pequeña parte de tu cartera en criptomonedas sí puede ser una buena idea como mecanismo de protección si finalmente se produce alta inflación en las economías desarrolladas.

Ahora que ya sabes que las criptomonedas te protegen de la inflación y por qué algunas de las mentes más brillantes del mundo de las finanzas piensan que el futuro del sistema monetario mundial pasa por las criptomonedas, veamos entonces cómo podés comprar criptomonedas.

Hay dos formas de explicar esto.

Una forma es fácil, pero superficial.

Y otra forma es dificil, pero profunda y exhaustiva.

No se que opinan ustedes, si prefieren empezar por la dificil o la fácil. Pero, dado que el objetivo de esta serie de notas es ser lo mas didactico posible y mas que nada está orientada a personas que aún no han invertido en criptomonedas, vamos a empezar por la fácil.

Una vez entendida esta explicación, va a ser menos dificil entender la explicación dificil pero profunda.

Entonces, lo primero que tenemos que encontrar es una forma de comprar Bitcoins con la moneda local de nuestro país. En el caso de Argentina, con pesos argentinos, pero si vivis en España podes comprar bitcoins usando euros y  si vivis en México en pesos mexicanos.

Las empresas que hacen esto se llaman Wallets, carteras, billeteras o monederos. Son muchas palabras pero son todas sinónimos.

Te permiten transferir pesos desde tu cuenta bancaria, comprar Bitcoins y alojar los Bitcoins sin mayor dificultad. Y luego una vez que tenes los bitcoins alojados en la Wallet, los podes transferir a donde quieras e intercambiar con quien quieras.

En Argentina hay varias alternativas. En la Web Bitcoinario tenes un comparativo de las principales empresas que hay en la Argentina con el precio que te cobran cada dia para comprar y vender Bitcoins. Todas las alternativas mencionadas alli son buenas y podes elegir la que mas te guste.

Muchas de estas Wallets no te permiten comprar otras criptomonedas. En ese caso, una vez que compres los Bitcoins, lo recomendable es transferir los Bitcoins a otra empresa, en este caso llamadas Exchanges, que si te permiten comprar muchas otras criptomonedas.

Una de las mas conocidas y con mejor reputación es Binance.

Binance no te deja comprar Bitcoins con pesos Argentinos, pero si te permite coprar Bitcoins con pesos en algunas de las Wallets que te mencione antes y luego transferir los bitcoins o fracciones de esos bitcoins a Binance, y comprar criptos con esos Bitcoins.

Transferir los Bitcoins es bien fácil, tenes que abrir una cuenta en Binance, Binace te da un llave publica donde depositar los bitcoins y listo, introducis esa llave en tu wallet que usaste para comprar Bitcoins con pesos Argentinos y en pocos minutos los transferis. Esa llave publica es como un número de cuenta que tienen los bancos. Es simple y económico usarlo.

De esta forma, ya compraste Bitcoins, transferiste tus Bitcoins a Binance, el exchange de criptos mas grande del mundo, y podes comprar cientos de opciones diferentes de criptos de una forma muy fácil.

Quedan dos dudas sin responder respecto a como hacer esto.

La primera duda es como elegir y seleccionar las cryptos para comprar. El paso inicial es fácil, compras Bitcoins y listo. Pero, luego, como seguir?

Una opción es que estudies por tu cuenta, hay mucha información por internet. Pero eso te va a llevar tiempo y esfuerzo por supuesto.

La otra opción es que confies en la guia y consejos de los expertos. La empresa Inversor Global tiene dos servicios de recomendaciones de inversión de criptomonedas. Tienen un costo, pero una vez que te suscribis comensas a recibir recomendaciones de cuando comprar y cuando vender criptos y accedes a estudios y análisis de diferentes alternativas.

Esa es una muy buena opción y puede haber algunas mas en la Web. Pero si no le vas a dedicar tiempo, es clave que tengas alguien experto que te ayude a  seleccionar.

Y la segunda cuestion para responder es como guardar esos Bitcoins y criptos para tener seguridad todal. Porque hasta ahora la alternativa es que dejes esos Bitcoins y criptos en la Wallet o Exchange que usaste para comprarlas.

Pero esa opción puede ser buena para usar cuando comenzas y cuando no estás operando mucho dinero. Pero lo ideal es que vos mismo manejes las claves privadas y publicas de tus criptomonedas, para no depender de un tercero y aprovechar las ventajas del Blockchain al máximo.

Lo que tenés que saber sobre el Bitcoin

By 4padmin on julio 21, 2020 in Invertir con Éxito

El 1 de noviembre de 2008 un misterioso mensaje fue enviado a la lista de correo sobre criptografía del sitio web metzdowd.com

El remitente del mensaje era de un desconocido llamado Satoshi Nakamoto

Este mensaje tenía un título: «Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System».

Traducido del inglés el título sería: “Bitcoin: un sistema de efectivo electrónico de persona a persona”.

Este mensaje contenía un artículo en formato académico de 9 páginas de longitud con las instrucciones para crear un sistema de dinero digital llamado Bitcoin.

En la actualidad podés acceder a este artículo tanto en inglés como en español realizando una búsqueda sencilla en Google…, así que si te interesa profundizar el tema, no dejes de hacerlo.

En este artículo se proponía la creación de una unidad monetaria de pago descentralizada, con una emisión limitada y preestablecida por un protocolo. Los nuevos Bitcoins emitidos de acuerdo al protocolo se otorgan en pago por el mantenimiento del sistema de intercambio de Bitcoins, un sistema digital, seguro y descentralizado.

Aunque para el 99,99 por ciento de la población mundial el Bitcoin siguió siendo algo desconocido durante años, para la pequeña comunidad de criptógrafos el Bitcoin resultó de gran interés.

El Bitcoin proponía una solución genial para configurar un medio de pago electrónico 100% seguro y libre del control de una persona o institución.

Sin embargo, todos se preguntaban una cosa: ¿Quién es Satoshi Nakamoto?

Aunque en su perfil de la fundación P2P Nakamoto afirmó ser un japonés de 37 años, su uso perfecto del inglés y el hecho que ni una sola línea del software del Bitcoin esté documentada en japonés hace que la mayoría de las personas considere esta información falsa.

Algunos piensan que Nakamoto es un grupo de personas que desarrollaron juntos el protocolo de creación del Bitcoin. Esta tesis ganó mucho apoyo desde el principio, ya que para la mayoría de los expertos idear un sistema de criptomonedas tan complejo y eficiente es un trabajo que difícilmente puede hacer una sola persona.

Con el incremento del interés por el Bitcoin, los medios de comunicación y blogueros de todo el mundo se interesaron cada vez más por averiguar quién es Satoshi Nakamoto.

Fruto de estas investigaciones, y mediante el análisis lingüístico, en varios foros de criptomonedas se identificó a Nick Szabo como el verdadero Satoshi Nakamoto.

Szabo era un entusiasta de las criptomonedas ya en los años 90, donde utilizó varios pseudónimos en la red. Sin embargo Szabo, muy celoso de su intimidad, nunca reconoció ser el verdadero Nakamoto.

En 2014 la revista Newsweek afirmó haber encontrado a un ingeniero informático llamado Dorian Prentice Satoshi Nakamoto, que vivía en California y que tras haber sido despedido por el Gobierno de los Estados Unidos desarrolló una ideología libertaria que le llevó a investigar sobre criptomonedas que despojaran a los gobiernos del control sobre sus ciudadanos.

Sin embargo, el propio Nakamoto desmintió en una entrevista ser el creador del Bitcoin y la comunidad inversora parece coincidir en que él no pudo crear la criptomoneda.

Otra hipótesis sobre la identidad del creador del Bitcoin la aportó el informático australiano Craig Steven Wright, quien afirmó en 2015 ser en realidad Nakamoto.

Sin embargo Wright no aportó pruebas suficientes que lleven a validad estar afirmación por lo que el misterio, aún hoy, continua sin resolverse.

Fuese quien fuese, Nakamoto junto con otros programadores de todo el mundo lanzaron el 3 de enero de 2009 el Bitcoin de acuerdo al protocolo en el artículo compartido meses atrás por el propio Nakamoto.

El propio Nakamoto minó las primeras 50 Bitcoins a partir del que fue llamado “bloque del génesis”. En total, se estima que en los primeros años del Bitcoin Nakamoto minó un millón de Bitcoins, que en la actualidad tendrían una valuación de alrededor de nueve mil millones de dólares.

En diciembre de 2010 fue la última vez que Nakamoto se comunicó con la comunidad inversora en criptomonedas. Y desde entonces nada se escuchó de él…

A pesar de halo de misterio que envuelve el nacimiento del Bitcoin, el éxito de la criptomoneda fue imparable.

Entre 2009 y 2010 el Bitcoin solo era conocido en círculos reducidos de expertos en criptomonedas. En aquella época, la única manera de obtener Bitcoins era mediante la minería.

La minería de Bitcoins consiste en proporcionar soporte desde nuestra computadora al Blockchain, la red de intercambio de Bitcoins que te explicaré en unos instantes.

No fue hasta el 25 de abril de 2010 cuando se hizo la primera transacción en Bitcoins. En aquella transacción, cada Bitcoin estaba valuado en 0,3 centavos de dólar.

Como curiosidad, en 22 de mayo de aquel mismo año Laszlo Hanyecz hizo la primera compra de un bien o servicio con Bitcoins cuando compró dos pizzas en Jacksonville (Florida) por 10 mil Bitcoins.

Estas dos pizzas probablemente sean las dos pizzas más caras de la historia, ya que de acuerdo a la cotización actual del Bitcoin estas pizzas estarían valuadas en… ¡90 millones de dólares!

Claro que hace 10 años era imposible imaginar hasta donde llegaría el Bitcoin…

Tras dos años recibiendo escasa atención del público general, hacia el año 2011 el Bitcoin se hizo popular debido a la cobertura que comenzó a recibir en los medios especializados en nuevas tecnologías de la información, como Wired o Buzzfeed.

Así, el Bitcoin dejó de ser algo exclusivo de un puñado de fanáticos en la red para convertirse en una alternativa de inversión para miles de personas.

En esa época fue cuando escuche hablar del Bitcoin por primera vez. En realidad, en ese año compartía una oficina en el barrio de Palermo,  con un australiano que vivía en Buenos Aires. Y ese australiano, lleno la casa de Palermo de computadoras para minar bitcoins. Yo no entendía lo que hacia en ese momento, me intentaba explicar, pero la verdad que en el momento no lo entendí. Y por supuesto, no tomé la decisión de invertir en Bitcoins en 2011. Ni me imaginaba el boom que el Bitcoin luego tuvo.

El australiano si lo aprovechó, y hoy sigue viviendo parte de su tiempo en Buenos Aires, sin la necesidad de trabajar para mantener un muy alto nivel de vida.

Es que el australiano aprovechó todo el boom del Bitcoin y su fenomanal incremento en el precio. En apenas tres años, el Bitcoin pasó de valer unos pocos centavos de dólar a alcanzar una valuación de mil dólares por unidad en diciembre de 2013.

En esta época surgieron los primeros “criptomillonarios”: expertos en criptomonedas que minaron y compraron Bitcoins en los primeros años de la criptomonedas y que con el paso del tiempo vieron cómo consiguieron enormes fortunas gracias a su inversión. Mi amigo australiano fue uno de ellos.

Pero hay otros que son mucho más famosos, como por ejemplo Gavin Andresen.

Según reportó el sitio web Criptonoticias, en 2010 Andresen venía de tomarse un año sabático en Australia. Según declaró Andresen en aquella época:

“Estaba buscando algo interesante para hacer, y me encontré con un artículo en la web sobre el Bitcoin. Al principio, era escéptico de que funcionaría. Parecía una idea loca. Pero pude ver que había un código fuente real allí; en realidad había un programa que podía ejecutar. Así que lo descargué, lo probé y comencé a generar Bitcoins”

Andresen fue uno de los primeros programadores en colaborar en la estructura del Bitcoin y en 2010 generó 10 mil Bitcoins invirtiendo tan solo 50 dólares.

En la actualidad, esos Bitcoins tendrían un valor de 90 millones de dólares. ¡Y fíjate que los adquirió por tan solo 50 dólares!

Andresen fue un privilegiado y una persona esencial en el desarrollo del Bitcoin, ya que a mediados de 2010 Satoshi Nakamoto le entregó el control del repositorio de código fuente y la clave de alerta de la red de intercambio de Bitcoins para que continuara con el desarrollo una vez Nakamoto se desvinculara del proyecto a finales de ese año.

Pero aunque Andresen realizó una gran contribución al desarrollo del Bitcoin, no fue el único en hacerse millonario gracias a esta criptomoneda. Hubo muchos otros…

Y es que el éxito del Bitcoin durante estos años fue sensacional. Personalmente, no conozco ningún activo financiero que durante los últimos 10 años incrementara tanto su valor como lo hizo el Bitcoin.

Pero, ¿por qué tuvo tanto éxito el Bitcoin?

La popularidad del Bitcoin se fundamentó en las tres principales características que posee esta criptomoneda:

La primera característica del Bitcoin es que esta moneda es descentralizada. Nadie controla el Bitcoin, ya que es una unidad monetaria cuyo valor viene determinado por las transacciones que ejecutan los millones de participantes del mercado en todo el mundo.

Fijate que el valor del Bitcoin fluctúa las 24 horas del día durante los 7 días de la semana. No es como los mercados financieros que se detienen los sábados y los domingos. Al estar descentralizado, cada una de las operaciones que se producen en el mundo en cualquier momento determina el valor del Bitcoin.

Su carácter descentralizado propicia la segunda característica que debemos analizar para entender el éxito del Bitcoin: la emisión del Bitcoin es limitada.

De acuerdo a protocolo de creación del Bitcoin, la emisión de esta divisa está limitada a 21 millones de unidades monetarias. Entre 2009 y 2140 cuando se minará el último Bitcoin, el ritmo de emisión de esta criptomoneda está determinado de antemano, de ahí que los propietarios de Bitcoins tengan la seguridad de que no se producirá una emisión masiva como sucede con las monedas fiduciarias, donde los bancos centrales tienen libertad para emitir tanta moneda como consideren oportuno.

En estos tiempos en lo que los bancos centrales responden a las crisis imprimiendo billones de dólares, euros o yenes, para muchos inversores las criptomonedas son preferibles a las monedas fiduciarias tradicionales en las que un Banco Central manipula el valor y emisión de estas monedas en función de criterios económicos pero a veces también políticos.

Nadie puede manipular la emisión de Bitcoins, y esa garantía resulta muy importante para los inversores escépticos de las intenciones de los gobernantes y de los bancos centrales.

La tercera gran característica que hizo popular al Bitcoin es que su intercambio es seguro. Gracias al Blockchain, la tecnología de intercambio del Bitcoin, la transmisión de Bitcoins es casi imposible de piratear.

 

¿Qué es el Blockchain?

El Blockchain, o cadena de bloques de su traducción al español, es un sistema de intercambio en el que cada transacción es registrada y verificada por varias partes de manera independiente.

A diferencia de una transacción bancaria donde existe una parte que tramita y registra la transacción cobrando un fee por ello, el Blockchain es un sistema compuesto por millones de contrapartes que realizan esta función de forma simultánea.

Esto no solo resulta más económico porque no tenemos que pagar a un intermediario por tramitar y registrar la transacción, además resulta seguro prácticamente al 100% porque para piratear una transacción, un hacker tendría que piratear uno a uno las millones de computadoras que componen la red del Blockchain.

Algo virtualmente imposible…

Pensá que en cada una de esas millones de computadoras, está alojada la cadena de bloques y cada bloque contiene toda la información de la transacción.

Es decir, la información es lo primero que tiene cada bloque. En el caso del Bitcoin, por ejemplo, el bloque contiene la información relativa a las transferencias de dinero, el emisor, el receptor, la fecha, cantidad, etc.

Lo segundo que tiene cada bloque, es algo muy importante y se llama Hash. El Hash es el número de identificación del bloque. Se trata de un número único e irrepetible. Cada uno de los bloques tiene el suyo propio.

La tercero que tiene cada bloque, es el Hash del bloque anterior, por lo que cada bloque queda conectado con su predecesor y su sucesor, por lo tanto, los bloques van creando una cadena y de esta manera se crea la Blockchain, o cadena de bloques.

Tené en cuenta que el Blockchain fue creado mucho antes que el Bitcoin, se creó en 1991. Pero por muchos años fue ignorado, hasta que Satoshi Nakamoto lo usó como base para la creación del Bitcoin en 2009. Pero esta tecnología es realmente muy poderosa y en la próxima nota prometo profundizar este tema.

Mientras, en este episidio espero que hayan quedado claro los siguientes conceptos:

1 – Quién, cómo, cuando y para qué se creo el Bitcoin

2 – Las tres principales caracteristicas del Bitcoin. La primera es que es descentralizada, la segunda es que tiene una emisión limitada y la tercera es que su intercambio es totalmente seguro.

3 – Qué es el Blockchain, cómo funciona y cómo esta cadena de bloques le da una seguridad a los Bitcoins.

Yo soy un convencido que el Bitcoin y las criptomonedas tienen que estar en el portafolio de inversiones de todo inversor. Pero no podés invertir en este activo si antes no lo entendés, así que espero que esta nota te ayude a entender un poco mejor de que se trata este apasionante mundo.

No pongas todos tus ahorros en inversiones pasivas

By 4padmin on julio 14, 2020 in Invertir con Éxito

Hace unas semanas les presenté a John Bogle, el considerado padre de la inversión pasiva.

Si no recordás en qué consiste la inversión pasiva, te recuerdo que fundamentalmente consiste en replicar de manera automática el comportamiento de un índice armando un fondo que esté distribuido exactamente igual que el índice que se quiera replicar.

Como les comenté, esta forma de inversión presenta muchas ventajas como un menor riesgo gracias a la diversificación o unos menores fees que los que presentan los fondos de gestión activos, ya que mientras que estos fondos están administrados por un gestor que cobra unos elevados honorarios, los fondos pasivos están gestionados por una computadora de ahí que los costos sean menores.

Muchos de ustedes me preguntaron que si tan excelente era la inversión pasiva, ¿qué sentido tenía recurrir al consejo de profesionales de inversión como los que tenemos en Inversor Global por ejemplo?

Verás, lo cierto es que no todo son ventajas con la inversión pasiva…

En esta nota les quiero compartir los dos grandes problemas que presenta la inversión pasiva según dos de los inversores más prestigiosos del mundo.

Lo que quiero que veas en esta nota es que existe un debate abierto y creo que tenés que ser consciente de los dos puntos de vista y tomar tus propias decisiones sobre si recurrir a la inversión pasiva como estrategia de inversión para tu portafolio.

Como probablemente ya sabrás, en los últimos años se produjo una explosión en esta forma de inversión…

Según reportó la empresa de análisis de fondos de inversión Morningstar, el año pasado por primera vez en la historia la cantidad de activos en los fondos pasivos igualó a los activos en los fondos activos.

Fijate que hace 20 años la inversión activa acumulaba cinco veces más activos que la inversión pasiva.

Ahora esto cambió y algunos analistas estiman que a lo largo de 2020 por primera vez existirán más fondos invertidos en instrumentos de gestión pasiva que en instrumentos de gestión activa.

El incremento fue tan grande que muchos inversores ya hablan de la burbuja de la inversión pasiva…

Uno de los que más críticos se mostró con la revolución que se produjo en las finanzas durante estos últimos años fue Michael Burry.

Michael Burry se hizo famoso en el mundo de las inversiones cuando ya en el año 2005 anticipó la crisis financiera de 2007-2008.

Burry fue uno de los primeros en ver la burbuja que se estaba creando en torno a los activos inmobiliarios y las hipotecas subprime en Estados Unidos debido a la explosión en los CDOs, unos instrumentos diseñados por los bancos de inversión que agrupaban miles de hipotecas en activos financieros transables en los mercados de capitales.

Gracias a su estrategia de inversión en seguros frente al impago de estas hipotecas basura, el fondo que gestionaba Burry ganó con este trade 2.690 milones de dólares, obteniendo una rentabilidad 489 por ciento.

Su fama se incrementó aún más a partir del estreno de la película “The Big Short”, en la que su personaje fue interpretado por Christian Bale.

Ahora, Burry ve otra burbuja en las inversiones pasivas…

A Michael Burry no les gusta aparecer en los medios de comunicación y son muy pocas las entrevistas que concede, pero en una entrevista que concedió en septiembre del año pasado a Bloomberg Burry declaró:

“Las entradas de dinero en los fondos indexados están distorsionando a las acciones y los bonos de manera muy parecida a como las compras de CDOs distorsionaron el mercado hipotecario hace más de una década. Estos flujos de dinero se darán la vuelta en algún momento, y será algo muy feo cuando suceda”.

Para Burry, los fondos indexados distorsionan el funcionamiento del mercado. Según su opinión, la mayoría de las acciones incluidas en los índices no tienen la liquidez suficiente para afrontar la entrada masiva de fondos que está suponiendo el auge de los fondos indexados.

Según explicó Burry, más de la mitad de las acciones del S&P 500, el índice más popular de la bolsa de Estados Unidos, en promedio tienen un volumen inferior a los 150 millones de dólares al día. Puede parecer mucho dinero, pero si pensás que los fondos pasivos gestionan activos por encima de 11 billones de dólares (el equivalente a 23 veces el PBI de la Argentina) podés ver que existe un problema de liquidez en estas acciones, lo que produce distorsiones en el funcionamiento de los mercados financieros.

Si bien estas distorsiones provocan que el precio de las acciones suba cuando se produce una entrada de capital, el peligro real reside en qué sucederá cuando se produzca una salida de capital, algo que eventualmente sucederá.

El resultado de una salida masiva de capital administrada por computadoras en activos poco líquidos podría dar lugar a un flash crash.

Para entender qué es un flash crash lo mejor es ver el gráfico intradía del Dow Jones del 6 de mayo de 2010.

Aquel día Wall Street abrió con una baja de poco más de un punto porcentual debido a la preocupación sobre un posible rescate de Grecia. En cualquier caso, la mayoría de los operadores coincidían en que aquel era un día ordinario y normal en los mercados.

A partir de las 2 de la tarde hora de Nueva York, sin motivo aparente, las caídas se fueron acelerando.

A las 2:42 el Dow Jones ya caía cerca de un 3 por ciento, pero el verdadero pánico se vio en los cinco minutos siguientes, cuando los índices de la bolsa de Nueva York llegaron a caer más de un 9 por ciento.

Uno a uno, los stop loss de los operadores fueron saltando de manera automática, ejecutándose miles de órdenes de venta por millones de dólares lo que provocó la avalancha de pérdidas en apenas 5 minutos.

El mercado se vio inmerso en una espiral destructiva, y es que cuantas más ventas se producían, más bajaban las acciones activando los stop loss de limitación de pérdidas, retroalimentándose así el ciclo bajista sin que nadie pudiera poner fin a esa locura.

Si bien todas las acciones cayeron, en algunos casos se vivieron momentos de absoluta irracionalidad, como cuando una computadora ejecutó un trade de acciones de la consultora Accenture por 1 centavo de dólar, cuando minutos antes se intercambiaban por más de 40 dólares.

En los minutos siguientes, cuando las personas y no las computadoras tomaron los mandos, el mercado volvió a una relativa normalidad.

Los operadores vieron que ninguna noticia justificó la magnitud de la baja, y se lanzaron a comprar reequilibrando el mercado.

Aquel día el mercado cerró con una caída del 3 por ciento; una baja moderada si vemos que apenas una hora antes el mercado llegó a caer casi un 10 por ciento…

Existen muchas teorías sobre qué provocó el desplome de las bolsas sin motivo aparente. Las investigaciones de las autoridades bursátiles estadounidenses llevaron al arresto de Navinder Singh Sarao, un trader que al parecer diseñó un programa que lanzó miles de órdenes al mercado de manera coordinada para provocar una reacción en cadena del mercado.

Al estar el mercado dominado por computadoras, estas se lanzaron a vender una tras otra al romper las cotizaciones los stop loss que habían fijado de manera automática, provocando el caos que se vivió durante aquellos minutos.

Por sus acciones Sarao fue condenado a un año de arresto domiciliario y a la prohibición de por vida de operar en los mercados financieros estadounidenses.

El punto sobre lo que dice Michael Burry es que elevar el grado de automatización de los trades bursátiles expone no solo al mercado a episodios de enorme volatilidad como el que sucedió en 2010, también a los inversores individuales que pueden ver cómo su patrimonio se esfuma por una anomalía del mercado.

En este sentido, la inversión pasiva supone un mayor riesgo para la estabilidad financiera global ya que estos fondos indexados están gestionados por computadoras, cuyas decisiones de inversión no se basan en el sentido común sino en los algoritmos con los que fueron diseñadas.

Michael Burry no es el único inversor que piensa que los fondos pasivos podrían no ser una buena idea para los inversores no profesionales…

Otro inversor exitoso que se muestra escéptico ante el auge que experimentaron los fondos indexados durante los últimos años es Francisco García Paramés.

Su enfoque por las inversiones en valor convirtió a Paramés en uno de los inversores más exitosos de España, tanto que se le conoce como el “Warren Buffett español”.

En los últimos años su track record empeoró debido al mal desempeño de las inversiones en valor frente a las inversiones focalizadas al crecimiento, como las del sector tecnológico.

Pero entre 1993 y 2014 cuando gestionó Bestinfond, obtuvo una rentabilidad anual promedio del 15,74 por ciento, muy por encima del promedio del mercado.

Bajo su administración, el valor del fondo se multiplicó por 25 en 21 años. Un desempeño que muy pocos gestores pueden igualar…

Según explicó Paramés en la conferencia de inversores de su firma de inversiones Cobas Asset Management, el enorme volumen de inversiones en los fondos de gestión pasiva está produciendo enormes distorsiones en los precios de los activos financieros.

Al estar motivadas las decisiones de compra de estos fondos exclusivamente por la inclusión de una acción en un índice determinado, se ignoran completamente los aspectos de la empresa que tradicionalmente determinaron la inversión en una acción como su modelo de negocio, capacidad para generar beneficios, perspectivas futuras, etc.

En opinión de Paramés, mientras que algunas acciones con peores fundamentales gozan de una gran demanda debido a su inclusión en algún gran índice bursátil como el S&P 500 o el Nasdaq 100, otras acciones con mejores fundamentales pero que no están incluidas en estos índices son ignoradas por la mayoría de los inversores y esto hace que coticen por debajo de su valor real.

Para Paramés, esto generó grandes oportunidades para los inversores focalizados en el valor como él. Sin embargo, para la mayoría de inversores que decidieron invertir en fondos indexados, esto supone estar invertidos en acciones sobrevaluadas respecto a su valor intrínseco real.

En estas circunstancias, los gestores de fondos o los boletines con recomendaciones de inversión es donde mayor valor aportan porque donde mejores oportunidades de inversión se pueden encontrar es en las acciones poco conocidas, que no están incluidas en ninguno de los principales índices bursátiles.

Un inversor no profesional, que no puede dedicarle varias horas a sus inversiones todos los días, lo tiene muy difícil para encontrar estas joyas escondidas en los mercados.

Por eso, en un entorno donde cada vez hay más interés por las inversiones pasivas, quizás sea una buena idea destinar una parte de tu patrimonio a invertir fuera del “mainstream” del mercado, donde existe más valor a un precio más bajo, y hacerlo de la mano de expertos que cubran todo el mercado, no solo las acciones más conocidas.

Mi opinión, y esto es algo que practico con mi portafolio personal, es que lo ideal es combinar las dos formas de inversión en forma equilibrada. Es decir, una parte de mis inversiones está invertida en fondos indexados, y otra parte en acciones que considero están infravaluadas y que espero en el futuro tendrán un desempeño superior al del promedio del mercado.

De esta manera combino las ventajas que ofrecen las dos estrategias de inversión –activa y pasiva- sin exponer todo mi portafolio a los riesgos que cada una de estas estrategias presentan.

Como dice la expresión latina: “en el equilibrio está la virtud”.

Espero que hayas disfrutado de esta nota y si te gustó no olvides compartirla.

Los 10 libros sobre finanzas que no podés dejar de leer

By 4padmin on julio 7, 2020 in Invertir con Éxito

En esta nota les quiero compartir los 10 libros que más me ayudaron en mi carrera como inversor.

Son libros que, en mi opinión, todo inversor debe leer al menos una vez en la vida. Aunque si los tenés en tu biblioteca personal es mucho mejor, porque a menudo tendemos a olvidar los grandes consejos que estos libros ofrecen y es recomendable releer estos libros de vez en cuando para refrescar estos conocimientos y no repetir errores de inversión innecesariamente.

El primer libro que te quiero compartir es “El Inversor Inteligente”, de Benjamin Graham.

Este libro está considerado como la Biblia de la inversión en valor, o value investing en inglés.

Graham fue un pionero en esta forma de inversión, que consiste en calcular el valor intrínseco de las acciones y comprar cuando este valor es superior a la cotización, y vender cuando se produce lo contrario: cuando el valor es inferior al precio.

Para Graham, aunque en el largo plazo los mercados son eficientes en reconocer el valor intrínseco de las acciones, en el corto plazo se producen discrepancias que los inversores pueden aprovechar en su beneficio.

A la diferencia entre el valor intrínseco de la acción y su cotización, Graham la denominó margen de seguridad. Cuanto mayor margen de seguridad tenga una acción, menor será el riesgo de pérdida y mayor el potencial de revalorización cuando el precio de la acción se ajuste a su valor real.

Además de ser un exitoso inversor en Wall Street, Graham fue profesor de finanzas en la prestigiosa Universidad de Columbia. Allí dio clase a un joven de 21 años llamado Warren Buffett.

Buffett es como seguro sabes uno de los inversores más exitosos de la historia de las finanzas. Buffett siempre defendió que su éxito en las inversiones se debió a la influencia de Graham, y de hecho no duda en referirse al Inversor Inteligente como el mejor libro sobre finanzas jamás escrito.

Aunque “El Inversor Inteligente” fue escrito hace 70 años, te aseguro que no perdió ni un poco de validez en todos estos años.

“El Inversor Inteligente” fue, es y será uno de los libros que no pueden faltar en la biblioteca de un buen inversor.

Otro inversor que logró un enorme éxito gracias a la inversión en valor es Joel Greenblatt.

Greenblatt demostró desde muy joven su enorme capacidad para encontrar acciones infravaluadas. Así, con apenas 27 años Greenblatt recibió 7 millones de dólares del magnate de las inversiones Michael Milken para que abriese su propia firma de inversiones: Gotham Capital.

En los 16 años siguientes el fondo de Greeblatt consiguió una rentabilidad anual del 30,8 por ciento anual, lo que le convirtió en uno de los inversores más prestigiosos de Wall Street.

En su obra maestra “El pequeño libro que bate al mercado”, Greenblatt comparte la estrategia que le permitió obtener esta enorme rentabilidad. Él la llamó “La Fórmula Mágica”.

¿En qué consiste esta fórmula mágica de la que Greenblatt habla en su libro?

Verás, esta fórmula consiste en elegir las acciones que estamos interesados en adquirir según dos criterios:

En primer lugar el ratio entre el valor de la empresa y las ganancias antes de intereses e impuestos.

En segundo lugar Greenblatt observa el ROIC, que es una ratio entre las ganancias antes de intereses e impuestos y el capital invertido en la empresa.

Greenblatt prefiere estas ratios a otros indicadores más habituales como el PER o precio dividido entre el valor contable porque los ratios que él utiliza no se ven influidos por variaciones en los intereses de la deuda o en los tipos impositivos, algo que si sucede con el PER por ejemplo.

Según afirma Greeblatt en su libro, los parámetros de inversión que utiliza en su “fórmula mágica” reflejan mejor la situación real de la empresa y su capacidad para generar dinero, lo que permite calcular de manera más precisa el valor intrínseco de la empresa, y por tanto aprovechar las diferencias entre valor y precio.

En esta lista tampoco puede faltar otro exitoso inversor que consiguió un enorme éxito gestionando de manera activa sus inversiones: Peter Lynch.

Lynch alcanzó una enorme fama como gestor del fondo Magellan entre los años 1977 y 1990. Durante aquellos años el fondo gestionado por Lynch consiguió un retorno promedio anual del 29,2 por ciento, muy superior al retorno promedio del mercado.

Esta rentabilidad resulta más impresionante si pensás que menos de un 1 por ciento de los fondos de inversión consiguen batir al mercado sistemáticamente en el largo plazo.

Lynch comparte los secretos que le permitieron ser uno de los administradores de fondos más exitosos en su libro “Un paso por delante de Wall Street”.

La tesis central del libro consiste en que no hace falta ser un administrador de portafolios en un gran banco de inversión con enormes recursos a disposición para poder ganar dinero invirtiendo. En realidad, para Lynch con prestar atención a lo que sucede a nuestro alrededor es suficiente para lograr una ventaja que nos permita batir al mercado.

Cosas tan cotidianas como acudir a comer a una cadena de restaurantes, descubrir mientras hacemos la compra un producto con unas características excelentes o prestar atención a la actividad de una factoría junto a la carretera mientras manejamos todos los días de camino al trabajo aportan conocimientos que nos pueden permitir comprar acciones inflavaluadas y ganar gracias a ellas.

Pero no todo el mundo está de acuerdo con las estrategias de inversión activas…

Si Peter Lynch y Joel Greenblatt son dos de los mayores partidarios de la gestión activa de nuestras inversiones y consiguieron excelentes resultados gracias a este tipo de gestión, enfrente tenemos a John Bogle, el pionero de la inversión pasiva.

De Bogle te hablé en el episodio 128 del FedeTessoShow. Si aún no lo viste, te recomiendo que lo hagas.

En ese episodio te conté que tras estudiar detenidamente el comportamiento de cientos de fondos gestionados activamente, Bogle llegó a la conclusión que para los inversores supone una inversión más lucrativa invertir en un fondo indexado con bajas comisiones que contratar un fondo que de manera activa intenta batir al mercado y que nos cobra altas comisiones por ello.

Con esta idea, en 1975 fundó The Vanguard Group, una firma de inversión enfocada a ofrecer fondos indexados que permitan a los pequeños inversores replicar el desempeño del mercado de manera fácil y con un bajo costo.

En “El pequeño libro para invertir con sentido común”, John Bogle explica por qué la inversión pasiva es una estrategia ganadora en el largo plazo con ejemplos claros y accesibles para cualquier lector interesado en el mundo de las finanzas.

Otro autor que defiende la inversión pasiva (sobre todo para los pequeños inversores que no tienen ni el tiempo ni los recursos que requiere invertir activamente en los mercados) es Burton Malkiel.

Además de trabajar durante 28 años para The Vanguard Group, Burton Malkiel es uno de los académicos más respetados dentro del mundo de las finanzas ya que ocupa la cátedra de economía de la prestigiosa Universidad de Princeton.

En su libro “Un paseo aleatorio por Wall Street”, Burton Malkiel defiende que el mercado es altamente eficiente y que, excepto en casos absolutamente excepcionales, los gestores de fondos activos no pueden batir el desempeño del mercado en el largo plazo.

En este sentido, Malkiel se alinea con la tesis de John Bogle y defiende que la mejor estrategia para los pequeños inversores es la inversión en un fondo indexado con costos bajos durante un largo periodo de tiempo para aprovechar el interés compuestos que generan estas inversiones.

Para exponer su tesis, Malkiel combina aspectos teóricos con ejemplos reales, por lo que se trata de un libro muy completo para todos aquellos inversores interesados en capacitarse sobre el funcionamiento de los mercados financieros.

Otro académico que cambió la forma de invertir de miles de personas en todo el mundo fue Jeremy Siegel.

Tras egresarse en matemáticas y economía, y realizar un doctorado en el Massachussets Institute of Technology, Siegel consiguió el puesto de catedrático en economía en la prestigiosa Universidad de Pennsylvania.

Siegel es uno de los mayores expertos que existen en la historia de las finanzas y en el funcionamiento de los mercados.

En su libro “Guía para invertir a largo plazo”, Jeremy Siegel hace un repaso a la historia de los mercados financieros desde el año 1802 y presenta las pruebas por las que mantener una estrategia de inversión “Buy and hold”, es decir comprar y mantener, es la más rentable para el inversor.

Frente a otras alternativas de inversión como los bonos o el oro, Siegel defiende que históricamente la inversión más rentable fueron las acciones.

Aunque Siegel reconoce que en el corto plazo las acciones registran fuertes oscilaciones en su valor, lo que para los perfiles de inversión conservadores puede resultar intolerable, en el largo plazo la tendencia alcista de las acciones es indiscutible.

Para Siegel, si nuestro horizonte de inversión son años y no semanas o meses, la bolsa siempre será la alternativa de inversión que debemos priorizar en nuestros portafolios.

Otra clase de libros que no podés dejar de leer son aquellos que combinan las finanzas con adquirir los hábitos que nos permitan alcanzar la libertad financiera.

Dentro de este género, lo mejor es empezar por los clásicos como por ejemplo “El hombre más rico de Babilonia”, de George Clason.

Este libro fue publicado en 1926, hace casi 100 años, pero aún hoy es leído por miles de personas en todo el mundo que quieren alcanzar la libertad financiera.

George Clason desarrolló su carrera en el mundo de las publicaciones, donde se desempeñaba como presidente de la Clason Publishing Company.

Con 52 años Clason publicó “El hombre más rico de Babilonia”, donde con parábolas inspiradas en la antigua Babilonia comparte los secretos que le llevaron a alcanzar la independencia financiera.

Para Clason, llevar un estilo de vida frugal con los que conseguir unos ahorros abundantes e invertir estos ahorros con sensatez para lograr rentas eran los dos pilares para alcanzar la libertad financiera.

Otro clásico que no puede faltar en tu colección orientado a conseguir la independencia financiera es “Piense y hágase rico”, de Napoleon Hill.

Este libro fue escrito en 1937, poco después de la Gran Depresión que provocó que millones de personas, sobre todo en Estados Unidos, acabaran en la pobreza más absoluta.

Hill decidió escribir este libro para ayudar a que millones de personas alcanzaran la independencia financiera y aseguraran su sustento y el de sus familias en caso de que una nueva crisis volviera a golpear.

Para ello, Hill compartió los 14 principios que le permitieron alcanzar la riqueza. Repasar cada uno de estos 14 principios ahora nos llevaría mucho tiempo, por lo que te recomiendo que adquieras este libro.

Con más de 15 millones de copias vendidas en todo el mundo, este libro convirtió a Napoleon Hill en uno de los escritores más influyentes del siglo XX.

A pesar de tener casi un siglo de antigüedad, este libro continúa siendo aún hoy uno de los libros más vendidos sobre finanzas y libertad financiera.

Otro libro sobre cómo alcanzar la libertad financiera que tenés que leer, aunque este más reciente, es “Dinero: domina el juego” de Tony Robbins.

Tony Robbins se hizo famoso gracias a sus libros y seminarios de autoayuda. Para muchos es el mayor gurú del mundo en autoayuda, algo que queda corroborado por los más de 4 millones de personas que han asistido a sus seminarios en todo el mundo.

Tony Robbins tuvo una infancia difícil. Cuando apenas tenía 7 años su padre abandonó el hogar familiar y siendo niño sufrió los abusos de su madre, que en aquella época tenía problemas con las drogas.

Con 17 años Robbins abandonó el hogar familiar y ocupó varios trabajos hasta que descubrió su pasión: ayudar a los demás a alcanzar su potencial.

Durante más de 30 años Robbins se enfocó en la autoayuda, sin embargo comprendió que una de las causas más importantes por las que muchas personas necesitaban su ayuda era por problemas económicos.

Así, en 2014 lanzó su primer libro sobre la gestión de nuestro patrimonio. En este libro Robbins aprovechó su prestigio para entrevistar a algunos de los inversores más prestigiosos del mundo y dar a conocer las estrategias que les permitieron ser ricos.

Toda esta sabiduría está reflejada en “Dinero: domina el juego”. Por ello, no debes dejar de leer este libro si quieres alcanzar la libertad financiera.

Otro de los libros que no puede faltar en la colección de cualquier persona que aspire a alcanzar la libertad financiera es “Padre rico, padre pobre” de Robert Kiyosaki.

En este libro Kiyosaki compara los hábitos financieros de su padre biológico -un hombre inteligente con un amplio currículum académico pero con malas ideas y prejuicios que le impiden alcanzar la independencia financiera- con los del padre de su mejor amigo, un hombre sin formación académica pero con las ideas muy claras sobre cómo generar riqueza.

En “Padre Rico, Padre Pobre” Kiyosaki revisa los conceptos fundamentales para generar riqueza, como por ejemplo acumular activos generadores de renta y evitar todas las posesiones que en vez de generar riqueza, consuman dinero.

Además, sirviéndose de los dos padres, en este libro Kiyosaki revela los errores más comunes que comenten las personas al manejar su dinero y nos enseña cómo evitarlos con ejemplos muy claros y didácticos.

El mejor trade de la historia

By 4padmin on julio 1, 2020 in Invertir con Éxito

En esta nota les quiero hablar de una operación bursátil que realizó un famoso inversor que para muchos fue el mejor trade de la historia.

En esta operación, este inversor multiplicó su inversión inicial por 100 veces en menos de un mes. Algo que no se ve todos los días, ¿verdad?

Antes de hablarles de esta operación, me gustaría hablarles del inversor que consiguió completar esta operación. Se trata de Bill Ackman, el fundador y CEO del fondo de inversión Pershing Square Capital.

Ackman se convirtió en uno de los gestores de fondos más jóvenes del mundo de las finanzas cuando en 1992, con tan solo 26 años, fundó con su compañero de clase de Harvard la firma de inversiones Gotham Partners.

Gracias a los buenos resultados que obtuvo durante sus primeros años gestionando el fondo, para 1998 su fondo ya gestionaba activos por un total de 500 millones de dólares.

En 2004 se separó de su socio y con 54 millones de fondos propios Ackman fundó Pershing Square, su firma de inversiones que en la actualidad posee más de 8 mil millones de activos bajo gestión.

Por su juventud y estilo atrevido en las finanzas, así como por sus exitosas operaciones bursátiles, Bill Ackman se convirtió en una celebridad del mundo de las finanzas y sus trades se observaron con lupa por la comunidad inversora desde entonces.

A lo largo de su carrera Ackman no dudó en aprovechar esta atención que le dedican los medios financieros para favorecer sus trades, algo que le generó muchos enemigos en Wall Street.

Además de por su estilo polémico, en los últimos años la reputación de Ackman sufrió debido a dos inversiones que le hicieron perder casi toda su fortuna.

En diciembre de 2012, al mismo tiempo que Pershing Square vendía en corto millones de acciones de Herbalife Ackman publicó un informe en el que acusó a la compañía de productos dietéticos Herbalife de haber constituido un fraude piramidal con su sistema de ventas.

Ackman estuvo muy activo en la televisión y en internet explicando su tesis de inversión y, aunque en un principio las acciones de Herbalife cayeron, pronto se recuperaron.

Muchos criticaron a Ackman el hecho de que aprovechara su popularidad para generar miedo en torno a las acciones de Herbalife, para así favorecer el resultado de su venta en corto.

El más crítico de todos fue el mayor tenedor de acciones de Herbalife, el legendario inversor activista Carl Icahn. La tensión entre Ackman e Icahn creció hasta el punto de que en un programa de la CNBC en vivo Ackman e Icahn tuvieron un tenso intercambio de reproches.

Ackman mantuvo su trade en Herbalife durante cinco años, hasta que finalmente se rindió cerrando la posición con una pérdida estimada en mil millones de dólares.

El segundo gran revés para Ackman llegó tras invertir 4 mil millones de dólares en la compañía farmacéutica canadiense Valeant a principios de 2015.

El modelo de negocio de Valeant se basaba en adquirir pequeñas compañías farmacéuticas con fármacos prometedores en lugar de realizar el desarrollo de nuevos medicamentos dentro de la propia compañía.

Esto en principio parecía buena idea porque la mayoría de los fármacos que las compañías farmacéuticas investigan no tienen éxito en sus ensayos, generando pérdidas para la empresa.

Sin embargo, la adquisición de pequeñas compañías farmacéuticas a las que comprar sus patentes e investigaciones también resultada costoso.

Para conseguir beneficios en su modelo de negocio novedoso, Valeant necesitaba incrementar el precio de estos fármacos en el mercado. Pero estos incrementos de precio impidieron que miles de personas pudieran seguir accediendo a los tratamientos, lo que tuvo implicaciones legales que llevaron a los principales dirigentes e inversores de la compañía (Ackman incluido) a testificar ante el Senado de los Estados Unidos.

En esta foto podés ver en primer plano al CEO de Valeant Michael Pearson y al fondo se ve a Bill Ackman testificando ante el Senado de los Estados Unidos.

Las prácticas que implementó Valeant para conseguir beneficios fueron consideradas ilegales por las autoridades, y provocaron que el precio de las acciones cayera un 90 por ciento entre agosto de 2015 y junio de 2016 como podés ver en el gráfico.

Ackman perdió casi toda su inversión en Valeant, pero no solo perdió dinero ya que su reputación quedó muy dañada debido a las prácticas abusivas de la farmacéutica en la que él era el principal inversor.

Para muchos en Wall Street, tras estos dos trades nefastos que le reportaron una pérdida combinada de 5 mil millones de dólares y un enorme daño a su reputación, Ackman estaba acabado. Sin embargo, el afamado inversor perseveró en la búsqueda de una gran operación que le permitiera recuperar la riqueza y la reputación perdidas durante los años anteriores.

Esta operación llegó con el estallido de la pandemia del coronavirus…

El 18 de marzo de este año Wall Street se hundía más de un 5 por ciento, con el S&P 500 cayendo por debajo de los 2.300 puntos y acumulando una caída en 2020 superior al 30 por ciento.

Ese mismo día, en una aparición en la CNBC, Ackman afirmó que las caídas que estaban sufriendo las bolsas en todo el mundo era algo que él ya preveía desde hacía semanas…

Según relató en la entrevista, a principios de enero vio por primera vez en las noticias cómo en la ciudad china de Wuhan cientos de personas fueron contagiadas con un extraño virus de la familia del coronavirus.

Ackman continuó su relato contando que aquella misma noche tuvo una pesadilla sobre un virus que se propagaba por todo el planeta dejando miles de muertos.

Asustado, Ackman decidió investigar más sobre el coronavirus y, a medida que pasaron las semanas y el virus se fue extendiendo país por país, llegó a la conclusión de que el mundo se enfrentaba a una amenaza que golpearía de lleno a la economía y a los mercados financieros.

Fue entonces, según afirmó Ackman en la entrevista, cuando decidió hacer el trade por el que su reputación como gran inversor se recuperaría.

Ackman no quiso entrar en detalles sobre cómo articuló su apuesta bajista sobre las bolsas. Pero según reportó el sitio web de finanzas Market Watch, Ackman logró estas enormes ganancias arriesgando solamente 27 millones de dólares de su capital.

Es decir, en apenas tres semanas Ackman multiplicó su inversión por 100.

Este trade fue tan exitoso, que el columnista del New York Times William Cohan lo llamó “el mejor trade de la historia”. Pero, ¿cómo pudo lograrlo?

Ackman consiguió estas enormes ganancias invirtiendo en Credit Default Swaps.

Ahora bien, ¿qué son los Credit Default Swaps y por qué Bill Ackman pudo ganar tanto dinero en tan poco tiempo invirtiendo en este sofisticado instrumento financiero?

Los Credit Default Swaps, o CDS por sus siglas en inglés, son seguros frente al impago de una deuda.

Al igual que se puede asegurar una casa o un auto, en el mundo de las finanzas también se puede asegurar una deuda.

Bancos e inversores de todo el mundo acumulan en sus balances decenas de billones de dólares en deudas, tanto de particulares como de empresas o de estados.

Para evitar exponerse a un riesgo excesivo, estos inversores contratan estos CDS que les garantizan el cobro de sus deudas mediante el pago de una prima por la contratación del seguro.

La particularidad que presentan estos CDS frente a los seguros tradicionales como los que vos o yo podemos contratar, con los que aseguramos nuestras casas, autos, etc., es que mientras que con los seguros tradicionales aseguramos nuestras propiedades, en el caso de los CDS podemos asegurar las propiedades de los demás.

Pongamos un ejemplo para entender esto…

Imaginá que frente a tu casa, al otro lado de la calle, vive un vecino muy descuidado, que hace asados cada domingo sin tomar las debidas precauciones.

Cada domingo ves esto y pensás que es cuestión de tiempo para que un día su casa sufra un incendio. Con esta información, vos decidís hablar con la compañía aseguradora y comprar un seguro sobre la vivienda de tu vecino.

Cada mes o cada año pagarás una prima por este seguro, pero finalmente el día que la casa de tu vecino sufra un incendio, vos cobrarás una enorme cantidad de plata comparado con lo que pagaste por asegurarla.

Los CDS funcionan de manera parecida. Un inversor que tenga información sobre un mayor riesgo de impago de una empresa o de un Estado, puede comprar un CDS aún sin tener esta deuda y así ganar dinero si efectivamente se produce un default.

De hecho, ni siquiera tiene que producirse un default para ganar dinero. Debido a que los CDS cotizan a tiempo real como las acciones, si la percepción de riesgo de una deuda aumenta, el valor del CDS también aumenta por lo que el tenedor de este CDS puede revenderlo y así ganar con la diferencia.

Fijate en lo que sucedió en febrero…

Este gráfico representa el índice con los precios de los CDS sobre bonos basura de Estados Unidos.

Ackman vio que a comienzos de año esta cotización estaba en mínimos de más de 10 años. Es decir, en la última década nunca hubo una percepción de riesgo tan baja de estas inversiones como a comienzos de este año.

Mientras en China el virus avanzaba sin control, al otro lado del mundo los inversores en Wall Street se sentían más seguros que nunca…

Como podés ver, en cuestión de días cuando el virus comenzó a golpear a Europa y a América del Norte el índice de los CDS sobre bonos basura se disparó de 300 a casi 700 puntos.

Al invertir con apalancamiento, Ackman consiguió amplificar las ganancias gracias a su apuesta bajista sobre los mercados crediticios en Estados Unidos.

Ackman tan solo pagó 27 millones por contratar el CDS, ya que lo tuvo menos de un mes en su cartera: de finales de febrero a mediados de marzo.

Sin embargo, al revender este CDS en un entorno con un riesgo mucho mayor multiplicó por 100 lo que pagó por tener este seguro apenas unas pocas semanas.

El buen desempeño de Pershing Capital no terminó con el cierre de su apuesta bajista sobre la bolsa, y es que según reportó CNBC el 25 de marzo Ackman aprovechó los 2.600 millones de dólares de ganancias derivadas de su trade para invertir en acciones a bajos precios.

Fijate que las bolsas prácticamente tocaron fondo cuando Ackman decidió deshacer su trade bajista y comprar acciones con las ganancias generadas…

Con la recuperación de las bolsas en los últimos tres meses, Ackman consiguió ganancias tanto en la caída como en la posterior recuperación de las bolsas: un movimiento doblemente ganador.

Gracias a su visión para anticiparse a la caída de las bolsas por el coronavirus y a la posterior recuperación de los mercados, Ackman finalmente pudo resarcirse de sus errores del pasado y volver a ser considerado como uno de los mejores inversores del mundo.

Ahora, tengo una mala noticia para vos. Y es que a menos que seas un inversor profesional trabajando en un hedge fund o una gran firma de inversiones, vos no podés invertir en CDS.

Estos complejos instrumentos de inversión no están disponibles para los inversores particulares, pero hay otros instrumentos a los que podemos acceder con los que ganar con una caída del mercado.

La mayoría de estos instrumentos implican apalancamiento, es decir la posibilidad de invertir con deuda amplificando nuestros beneficios potenciales.

Pero ojo, porque esto también se nos puede volver en contra y es que el apalancamiento también potencia las pérdidas, de manera que podríamos terminar con una pérdida mayor inclusive a nuestra inversión inicial.

A mí no me gustan este tipo de inversiones. Son muy arriesgadas y a menos que sepas muy bien qué estás haciendo y qué riesgos estás asumiendo, tienen el potencial de destruir tu portafolio en apenas un instante.

Una alternativa más conservadora y en mi opinión más adecuada para un inversor particular para apostar a una baja del mercado son los ETFs inversos. Estos fondos cotizados suben cuando el mercado baja.

Uno de los ETFs de estas características más populares es el Direxion Daily S&P 500 Bear, que cotiza en la Bolsa de Nueva York con el ticker SPDN.

Para terminar, si te quedaste con ganas de replicar los trades de Bill Ackman tengo una buena noticia: aunque no podés invertir como lo hace Bill Ackman, sí podés invertir en su fondo, Pershing Square.

Y es que las acciones de Pershing Square cotizan en la Bolsa de Ámsterdam con el ticker PSH.

Ackman hizo público su fondo a finales del año 2014, y aunque al principio tuvo un mal desempeño debido a los errores que cometió con Herbalife y con Valeant Pharmaceuticals, en los últimos años al fondo le fue muy bien como podés ver en el gráfico con la cotización.

Y es que tras marcar mínimos anuales a mediados de marzo en 12,96 euros por acción, una vez se conoció el exitoso trade que hizo Ackman las acciones de Pershing Square casi duplicaron su valor en unas pocas semanas.

El interés inversor hacia las acciones de Pershing Square aumentó tanto durante las últimas semanas, que según un rumor que difundieron varios medios de comunicación como la CNBC o el New York Times a principios de junio, Ackman tiene la intención de realizar una IPO por mil millones de dólares para que su fondo salga a cotizar en la Bolsa de Nueva York este mismo año.

El mejor amigo del pequeño inversor

By 4padmin on junio 23, 2020 in Inversiones Financieras, Invertir con Éxito

En esta nota les quiero hablar de un visionario que hace casi 50 años cambió para siempre la forma de invertir en la bolsa.

Su nombre es John Bogle.

Quizás alguno de ustedes no le conozcan, pero Bogle fundó en 1975 una de las firmas de inversión más grandes del planeta: The Vanguard Group.

Vanguard tiene en la actualidad más de 17 mil empleados repartidos por oficinas en todo el mundo y la cantidad de activos que gestiona Vanguard asciende a 6,2 billones de dólares. Fijate que esto es equivalente a casi 12 veces el PBI de la Argentina…

Esta enorme cantidad de fondos gestionados por Vanguard convierte a esta firma en una de las más importantes del mundo.

El enorme éxito de Vanguard se debió a la apuesta de Bogle por la inversión pasiva.

Quizás escuchaste hablar de la inversión pasiva antes, pero no está de más recordar qué es exactamente…

A diferencia de la inversión activa que consiste en elegir acciones para batir el desempeño del mercado, la inversión pasiva aboga por igualar la rentabilidad del mercado de manera automática y a un bajo costo.

Bogle mostró un interés temprano por esta forma de invertir cuando en 1951, aun siendo un estudiante en la prestigiosa Universidad de Princeton, realizó un estudio en el que demostró que la mayoría de los fondos mutuos no consiguieron batir el desempeño del mercado en los años anteriores.

Bogle pensó que si los fondos mutuos no conseguían un desempeño superior al del promedio del mercado, entonces los fees que los administradores de los fondos cobran a los inversores provoca que estos inversores consigan una menor rentabilidad a la que conseguirían si simplemente se limitaran a replicar al mercado.

Es decir, de acuerdo a la tesis de Bogle, en vez de intentar batir al mercado comprando y vendiendo acciones activamente como hacen estos fondos mutuos, a los inversores les iría mucho mejor si se conformaran con replicar el desempeño del mercado optando por inversiones indexadas en las que no hubiera que pagar a un administrador, teniendo estas inversiones por tanto un costo inferior.

Un dos o tres por ciento que cobran los gestores de fondos puede no parecer mucho en principio. Pero la diferencia en la rentabilidad que esto provoca se amplifica en el largo plazo debido al interés compuesto y termina siendo determinante en las chances de un inversor de alcanzar la libertad financiera.

Te lo explico con un ejemplo.

Imaginá a dos inversores que invierten 10 mil dólares en la bolsa cada uno. El primer inversor replica el desempeño del mercado invirtiendo en un fondo indexado del S&P 500.

En el último siglo el S&P 500 obtuvo una rentabilidad promedio del 9,6 por ciento. Dado que el fondo indexado tiene un fee anual del 0,1 por ciento en nuestro ejemplo, la rentabilidad neta promedio fue del 9,5 por ciento anual.

El segundo inversor, en cambio, decidió invertir en un fondo de inversión gestionado activamente por un administrador de portafolios. En nuestro ejemplo, imaginemos que este administrador algunos años logró batir al mercado y otros años quedó por debajo. En promedio, supongamos este inversor consiguió una rentabilidad del 9,6 por ciento, igual que la del mercado.

Sin embargo, por los costos de transacción y fees que cobra el administrador por su trabajo, las comisiones totales del fondo son de 2 por ciento. Así, el segundo inversor se tuvo que conformar con una rentabilidad promedio del 7,6 por ciento.

La diferencia entre conseguir una rentabilidad neta del 9,5 o del 7,6 por ciento anual puede parecer poca en el corto plazo, pero en el largo plazo esta diferencia se amplifica a cada año que pasa.

A los 10 años el inversor que apostó por un fondo mutuo tiene consiguió duplicar su inversión, con un valor de 20.800 dólares. ¡No está nada mal! Pero fíjate que el inversor que apostó por el fondo indexado consiguió acumular una inversión de 24.780 dólares en el mismo tiempo.

Sin embargo lo más interesante es que conforme pasa el tiempo la diferencia en la rentabilidad aumenta exponencialmente…

Y es que mientras que a los 30 años el inversor que apostó por un fondo mutuo tiene una inversión de 90 mil dólares, el inversor que apostó por el fondo indexado consiguió acumular 152.200 dólares.

Fijate la enorme diferencia que supuso en el largo plazo los fees que el inversor del fondo mutuo tuvo que pagar. Y eso que asumimos que el fondo mutuo consiguió una rentabilidad similar a la del mercado.

La realidad es aún peor ya que menos del uno por ciento de los fondos mutuos consiguen batir al mercado de forma consistente en el largo plazo. El 99 por ciento restante obtiene una rentabilidad inferior a la del mercado en el largo plazo.

El propio Bogle estudió durante más de tres décadas el desempeño de los 355 fondos de inversión en la bolsa estadounidense que existían en 1970, en la época en la que fundó Vanguard.

De esos 355 fondos, en el año 2005 223 no existían ya que fueron cerrados, prácticamente todos ellos por tener un desempeño decepcionante.

De los 132 fondos restantes, tan solo dos fondos tuvieron un desempeño superior al del mercado de manera consistente: el fondo Magellan gestionado por el legendario inversor Peter Lynch y el Fidelity Contrafund.

Los 353 fondos restantes tuvieron un desempeño inferior al que hubiera tenido una inversión en un fondo indexado del S&P 500. Fijate que como te decía antes menos de un uno por ciento de los fondos de inversión baten al mercado en el largo plazo, por lo que las posibilidades de que vos o cualquier otra inversor acierte e invierta en uno de estos fondos son reducidas.

Otra ventaja presentan los fondos indexados respecto a la inversión activa es la mayor diversificación que presentan estos instrumentos financieros.

Pensá que si inviertes en un fondo indexado del S&P 500 estas invirtiendo, por un costo anual que a veces ni siquiera alcanza el 0,1 por ciento anual, en las 500 mayores empresas de la bolsa estadounidense.

Sí, es cierto que en los últimos años la diversificación del S&P 500 y de otros índices de Wall Street fue menor ya que las grandes empresas tecnológicas como Microsoft, Apple, Amazon, Google o Facebook incrementaron su peso en el índice hasta el 21 por ciento del índice, respecto al 11 por ciento que representaban en el año 2013.

Pero un fondo indexado del S&P 500 sigue presentando mayor diversificación que cualquier otro instrumento financiero y a un costo extremadamente bajo.

¿Y por qué es tan importante la diversificación? Porque a mayor diversificación, menor riesgo.

Verás, cuando invertís en una acción el riesgo que asumís tiene dos componentes: el riesgo sistemático del mercado (esto es que se produzca un evento que produzca una baja en todo el mercado como sucedió con el coronavirus por ejemplo) y el riesgo no sistemático individual de la acción, que afecta a aspectos particulares de la empresa en la que invertiste como un profit warning, una huelga de sus trabajadores, una caída en las ventas, insolvencia, etc.

Al invertir en un fondo indexado que replica todo el mercado, eliminás el riesgo individual de la acción. Por tanto, a mayor número de tenencias en tu portafolio, menor riesgo.

Los instrumentos financieros que nos permiten optar por esta forma de inversión de forma sencilla y con un costo bajo son los ETFs.

Los ETFs son fondos cotizados, cuyas participaciones se compran y se venden como si fueran las acciones de una empresa cotizada.

Hay ETFs que replican el precio de commodities como por ejemplo el oro como te expliqué en mi video anterior.

Sin embargo, la mayoría de los ETFs replican el desempeño de los índices bursátiles.

Hay ETFs para prácticamente todos los índices de las bolsas mundiales, sin embargo el ETF más transado y popular del mundo es el SPDR S&P 500, que cotiza en la Bolsa de Nueva York con el ticker SPY.

Este ETF replica el desempeño del índice Standard & Poor’s 500 con unas comisiones anuales de apenas el 0,04 por ciento.

Estas bajas comisiones no son la excepción, sino la norma en el caso de los fondos indexados.

Pero, ¿cómo es posible que las comisiones de estos fondos sean tan bajas?

Verás, esto es así por dos razones.

En primer lugar porque este fondo tiene una rotación de sus activos muy baja. Es decir, no compra y vende grandes volúmenes de acciones con el objetivo de batir al mercado, sino que su portafolio está distribuido igual que el S&P 500 y apenas hace cambios significativos en su composición.

Esta baja rotación hace que este fondo no incurra en los costos de transacción que sí tienen los fondos de gestión activa, de ahí sus bajas comisiones.

La segunda razón por la que los fondos indexados tienen unos fees ultrabajos es porque no tienen un gestor al que hay que pagarle un sueldo muy alto como sucede con los fondos de gestión activa.

Los fondos indexados están gestionados de manera automatizada, con el único objetivo de mantener la misma distribución del índice que quieren replicar.

Al eliminar el componente humano, los costos que tienen estos fondos son más bajos.

Por último, como estrategia de inversión en el largo plazo John Bogle siempre defendió la estrategia de comprar y mantener.

Aunque a la mayoría de los inversores les gusta pensar que son capaces de calcular el timing del mercado y de aprovechar esto para comprar barato y vender caro, la evidencia empírica demuestra que en realidad sucede todo lo contrario…

La mayoría de los inversores suele comprar caro y vender barato. Por eso, Bogle defendió que la mejor estrategia en el largo plazo es estar siempre invertido y olvidarse.

Si te fijás en este gráfico podés ver como entre 1990 y 2005 los años en los que más dinero entró en los fondos que invertían agresivamente en acciones tecnológicas altamente especulativas fue precisamente en el pico de la burbuja punto com, durante los años 1999 y 2000.

Paradójicamente, en los años que más dinero salió de estos fondos fue precisamente cuando el Nasdaq tocó fondo en los años 2001 y sobre todo 2002.

Lo que este ejemplo nos demuestra es que Bogle tiene razón: los inversores obtienen muy malos resultados intentando hacer timing con el mercado.

Por estas razones, para Bogle la estrategia ganadora en la bolsa en el largo plazo es sencilla: comprar un fondo indexado con bajas comisiones y mantenerlo invariablemente en el largo plazo.

El éxito de la filosofía de inversión de John Bogle queda evidenciado por el enorme éxito que tuvo su firma de inversión, The Vanguard Group, al posicionarse como uno de los mayores jugadores de Wall Street gracias a la creación de fondos indexados con bajos costos y accesibles para el gran público.

De hecho, muchas otras firmas de inversión siguieron los pasos de Vanguard y lanzaron ETFs al mercado con gran éxito, y es que la inversión pasiva pasó de ser una forma de inversión residual a principios de los 90 a acaparar casi 10 billones de dólares bajo gestión en 2018.

En definitiva, la gran contribución John Bogle al mundo de las finanzas fue ser el pionero de la inversión pasiva hace 50 años, poniendo este tipo de inversión al alcance de los pequeños inversores y cambiando para siempre el mundo de las finanzas.

Si querés ampliar tus conocimientos sobre esta forma de inversión, te recomiendo este libro que escribió Bogle en el que explica su filosofía de inversión.

Se llama “El Pequeño Libro para Invertir con Sentido Común”.

En este libro Bogle demuestra con datos reales cómo la inversión pasiva obtuvo mejores resultados en las últimas décadas que la inversión tradicional activa de comprar y vender acciones.

Además, ofrece consejos de inversión muy valiosos fruto de su extensa trayectoria en el mundo de los mercados financieros.

John Bogle reflejó toda su sabiduría en este libro, pero tristemente ya no está para seguir compartiéndola ya que él falleció el año pasado a los 89 años.

Sin embargo, su legado y obra que cambió a la industria de las finanzas y benefició a millones de inversores en todo el planeta permanecerá por muchos años.